Las autoridades de la ciudad portuaria china de Roncheng (provincia oriental de Shandong) han rechazado la entrada de 47 toneladas de sardinas congeladas provenientes de Estados Unidos por estar infectadas con una bacteria perjudicial para la salud, según ha informado este martesla agencia oficial, Xinhua.

La bacteria por la que estaban infectadas puede provocar la muerte

El Buró de Inspección y Cuarentena de Roncheng ha prohibido la entrada del lote de sardinas, valorado en unos 40.00 dólares e importado por una compañía japonesa.

Un análisis de los productos ha indicado que las sardinas estaban infectadas con listeria monocytogenes, una bacteria que puede derivar en problemas respiratorios, vómitos, reacciones alérgicas, meningitis, fiebre, coma o hasta la muerte en seres humanos y animales, según el buró.

En los últimos meses, debido a las crecientes críticas internacionales sobre la calidad de los productos chinos, el gigante asiático ha contraatacado, impidiendo, en ciertas ocasiones, la entrada de importaciones provenientes países que hayan dictado medidas contra sus intereses.