Sólo falta la licencia de apertura del Ayuntamiento. El teatro Alhambra, ubicado en la calle Molinos, está prácticamente listo tras unas obras de reforma que se iniciaron en marzo de 2005 y que han costado más de un millón de euros.

La Junta quiere celebrar la finalización de estos dos años y medio de obras con una programación especial que traería a Granada las producciones A la luz de Góngora y El ballet flamenco de Andalucía, «siempre y cuando el Ayuntamiento agilice los trámites y tengamos la licencia antes de que finalice el año», según la delegada del Gobierno andaluz, Teresa Jiménez.

Las obras han permitido que el centro incremente el aforo y pase de las 290 butacas a las 310, entre las que se contempla la posibilidad de asientos habilitados a personas con discapacidades físicas.

Tras dos temporadas en las que las representaciones del Alhambra se han realizado en el teatro José Tamayo, de la Chana, la Junta de Andalucía asegura que sólo quedan pequeños aspectos, como la tramoya, la luz, los complementos decorativos o el mobiliario.

El teatro Alhambra tuvo que cerrar para someterse a unas obras de insonorización y de delimitación entre el espacio escénico, los talleres y las oficinas del teatro, tal y como exige una ley que entró en vigor en 2003.