Gijón lucirá una nueva cara.  Una treintena de trabajadores de limpieza municipales lo harán posible y serán los escolares quienes les asesoren. Una brigada especial de operarios comenzó ayer su tarea y se pasará una semana en 11 barrios.

Lavarán las aceras a presión, quitarán las pintadas, barrerán manual y mecánicamente las calles, limpiarán las señales viales y desratizarán los lugares que lo necesiten. Ayer comenzaron en el barrio de Roces. Contaron para ello con la ayuda de los escolares de la zona.

Una semana antes de que comiencen la limpieza de un barrio, en los colegios de la zona se crearán grupos de alumnos que tendrán la misión de observar cuáles son las calles y parques con más carencias. Elaborarán después un informe con denuncias y sugerencias para que los operarios sepan qué lugares tratar.

También las asociaciones de vecinos podrán trasladar sus quejas a la Empresa Municipal de Limpiezas (Emulsa). Aquellos gijoneses que quieran hacer llegar sus sugerencias para que acudan a limpiar su calle pueden ponerse en contacto con ellos a través del teléfono 985 18 14 50 o enviando un email a avisos@emulsa.org

El programa de limpieza afectará, entre otras, a zonas como Montevil, Somió, La Providencia, Cerillero, Jove, La Braña o Tremañes.