El juez ordenó a la pareja de Sueca entregar inmediatamente al menor preadoptado tras no hacerlo de manera voluntaria

  • La Audiencia Provincial de Oviedo decidió en una sentencia del pasado mes de mayo de 2016 que la entrega del menor asturiano en situación de preadopción con una pareja de Sueca (Valencia) a su madre biológica debía hacerse de forma inmediata tras no hacerlo de manera voluntaria.
Alberto, padre preadoptivo de Joan
Alberto, padre preadoptivo de Joan
EUROPA PRESS

Esta resolución, que resolvía un recurso de apelación de la madre biológica por necesidad de asentamiento en la adopción de la que se trata, estimó dicho recurso, declarando que la madre biológica "no se encontraba incursa en ninguna causa de privación de patria potestad, siendo necesario, por tanto, su asentamiento en la adopción del menor", según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Asturias en un comunicado.

Ante esta circunstancia, la Audiencia dejó sin efecto el acogimiento familiar preadoptivo y ordenó que la entrega debía hacerse con un seguimiento y apoyo por parte de la entidad pública competente, bajo supervisión de un psicólogo, y que se debía informar mensualmente al Juzgado a fin de que pudiera adoptar las decisiones que correspondiesen en cada momento en beneficio del menor.

Instada la ejecución por la madre biológica el 31 de mayo, y ante la falta evidente de cumplimiento voluntario de entrega del menor, el Juzgado de Primera Instancia número 7 de Oviedo, del que procedía el caso, inicia el procedimiento de ejecución de sentencia, a la que se opusieron los acogedores.

Una vez desestimados todos los recursos presentados ante este Juzgado, y fijado el 8 de agosto como fecha de entrega del menor en el Punto de Encuentro Familiar de Valencia o directamente a la madre biológica, se dictó por la magistrada titular -sin que se presentasen tampoco los acogedores, y ante la imposibilidad de comunicación alguna con la parte preadoptante- una orden de búsqueda y localización, que permaneció activa hasta hace pocos días, cuando la Guardia Civil comunicó que había conocido que el menor iba a comenzar sus clases en un colegio de la Comunitat.

Para salvaguardar los intereses del menor, se decidió que la entrega del mismo a la madre biológica se llevase a cabo en el día de ayer en el propio cuartel de la Guardia Civil y no en el colegio del niño.

El pequeño fue entregado a su madre biológica ayer por la mañana y, a partir de este momento, comienza el seguimiento psicosocial previsto en la sentencia.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento