El verano ha pasado y ya es el turno, también para la Universidad, de volver a las aulas. Unos 10.000 alumnos lo harán hoy, un número parecido al de años anteriores, según el rector, Evaristo Abril. 

Aunque para los alumnos no hay muchas novedades, los que tendrán que apañárselas serán los de la Facultad de Ciencias, que se encontrarán con la biblioteca cerrada por las obras que comenzaron en verano para levantar los techos y ganar espacio.

Varias dificultades han impedido terminarlas a tiempo y aún no se sabe cuándo se podrá entrar de forma segura.

Por el momento, los libros podrán sacarse en la sala del museo (1.ª planta), aunque no se podrá consultar ningún ejemplar, ni leer ni estudiar en la sala.

Este año sólo se hará la primera fase de la remodelación, lo que dejará media instalación sin poder usarse.