Festa del Cel 2007
Una patrulla de helicópteros participó en la Festa del Cel de Barcelona. (Andreu Adrover) ANDREU ADROVER

Más de 300.000 personas siguieron ayer las acrobacias de los aviones y helicópteros que se dieron cita en la 16 edición de la Festa del Cel , también a través de megafonía.

La guinda la colocó el piloto Castor Fantoba, que con el humo de su reactor redactó las letras abreviadas de la ciudad.

Espectaculares fueron las evoluciones de los aviones militares, como los helicópteros de la patrulla Aspa del Ejército del Aire o los cazas, un Eurofighter y dos Harriers , acompañados de un Mirage del ejército francés y del enorme Beluga ruso.

Vuelos acrobáticos

Las patrullas que levantaron más expectación y aplausos fueron las acrobáticas como el Breitling Jet Team luso, los Albratros de entrenamiento chechos, los paracaidistas del Proyecto Alas, que se lanzaron desde 2.000 metros para aterrizar donde se les antojaba.

La patrulla Águila del ejército español puso el punto final al pintar las cuatro barras de la senyera en el cielo.