Unos cincuenta jóvenes quemaron el mediodía de ayer en Manresa fotocopias de imágenes del Rey Juan Carlos, en apoyo a los dos jóvenes imputados por un presunto delito de injurias a la Corona. El presidente de la Generalitat, José Montilla, mostró su disconformidad con estos actos que dijo, «hacen daño a los catalanes».