Banco lleno de excrementos
El mobiliario urbano de la plaza Poeta Marquina está lleno de excrementos Bàrbara Julbe

Las medidas que se han probado hasta ahora no han sido eficaces: ni ruidos de aves rapaces, ni láser, ni podas. Ninguna de estas estrategias ha funcionado y los estorninos acaban adaptándose a todo y vuelven a los árboles.

Los vecinos y usuarios hace tiempo que se quejan por el estado que presentan plazas como esta y piden más medidas de limpieza eficientes. Una vecina de la plaza Poeta Marquina hizo incluso una queja en el departamento de Salud y en Medio Ambiente. Otros vecinos han llamado al Ayuntamiento para quejarse.

Por su parte, el Ayuntamiento de Girona no sabe como hacer frente a la plaga de estorninos que ensucian la ciudad y sobre todo esta plaza. Todas las tentativas han fracasado y el consistorio estudia pedir a la Generalitat que considere estas aves como una plaga.

El Ayuntamiento pide la implicación del gobierno catalán para resolver la situación

El concejal de Medio Ambiente, Enric Pardo, admite que no encuentran la manera de solucionar esta plaga que invade con excrementos determinados puntos de la ciudad desde hace años. Según Pardo, considerando la presencia de los estorninos como una plaga, el problema dejaría de ser municipal y la Generalitat podría actuar con más recursos.

Siguiendo la iniciativa del Ayuntamiento de Figueres, el consistorio gerundense está buscando un dormitorio de estorninos en el extrarradio para alejar definitivamente estas aves y así evitar que ensucien aceras, mobiliario urbano y coches con sus excrementos en lugares como la plaza Poeta Marquina, Diputació o Lluís Companys y también en determinados puntos de la Gran Vía o la calle Calderers.

Figueres consiguió alejar los estorninos que poblaban la zona del Parc Bosc hasta los Aiguamolls de l’Empordà. Por esto, el consistorio gerundense trabaja con técnicos de Medio Ambiente y los especialistas que trabajaron en Figueres para buscar fuera de la ciudad un lugar confortable y se adapte a las necesidades de los estorninos y así, abandonen el centro de la ciudad. Esperan haber encontrado el sitio antes del verano que viene para desviar la próxima bandada de aves.

CONSULTA AQUÍ TODAS LAS NOTICIAS DE GIRONA