Los hechos tuvieron lugar sobre las 13.25 horas de este pasado miércoles, en un supermercado de la calle Pérez de Ayala, donde una persona estaba causando problemas. Los policías comprobaron que un cliente había intentado llevarse una botella de licor entre sus ropas, pero como se encontraba en estado ebrio, se le había caído del pantalón y había impactado en el suelo.

El hombre, que llevaba una pierna ortopédica, había también perdido el equilibrio y caído al suelo, sin que se produjese ninguna lesión. La Policía comprobó que pesaban contra él cinco averiguaciones de domicilio y paradero de Juzgados de Vizcaya, Vitoria y Valencia por hurto , estafa, atentado a agente de la autoridad y además tenía vigente una orden de detención emitida por un Juzgado de Bilbao por un delito contra el orden público.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.