ÞÁngel García, presidente de Asaja Extremadura
ÞÁngel García, presidente de Asaja Extremadura EUROPA PRESS

El presidente de Asaja Extremadura, Ángel García Blanco, ha señalado este jueves en rueda de prensa que en esas acciones legales se pedirá la responsabilidad civil subsidiaria de la Junta de Extremadura por los daños que está suponiendo a los ganaderos esta enfermedad que afecta ya a unas 1.100 explotaciones de la región, lo que supone el 12,23 por ciento de las 9.000 que existen en la comunidad autónoma.

García ha recordado que la Consejería de Agricultura "parecía apostar" por la erradicación de la enfermedad cuando se acordó adoptar una serie de medidas entre las que destacaba la autorización de batidas especiales por daños sanitarios, como se recogió en la Orden de Veda, que se publicó "a bombo y platillo".

"Desgraciadamente se han cumplido todos los pronósticos y como hemos venido avisando, la Junta de Extremadura ha dado la espalda al sector ganadero de vacuno y continúa su apuesta por el desarrollo de la tuberculosis hasta límites insospechados", ha criticado el responsable agrario, que añade que "a día de hoy hay ya 26 solicitudes denegatorias" de estas acciones ya que, como argumenta la Administración regional, "no es posible acreditar que el daño ocasionado a la ganadería proceda de las especies cinegéticas".

Sin embargo, desde Asaja Extremadura se defiende que la fauna salvaje es el principal vector de propagación de la enfermedad y sospecha de que existe "una gran presión por parte de las empresas cinegéticas para que no se sacrifiquen los jabalíes infectados" ya que, según ha argumentado, "en la zona del Parque Nacional de Monfragüe, en Valencia de Alcántara e Ibores y donde existen cotos de caza, no se ha autorizado ninguna acción". "El negocio (de la caza) es compatible, siempre que las vacas puedan existir y los jabalíes pueden convivir con ellas", recalcó.

García Blanco va más allá y asegura que la Junta de Extremadura "tiene miedo" de que se reconozca que el transmisor de la tuberculosis sea el jabalí enfermo porque, entonces, la Unión Europea podría obligar al Gobierno regional a eliminar todos los que estén enfermos y "no tendría presupuestos para hacer frente a este gasto", señala.

Además, apunta a una "lucha interna" en la Consejería de Agricultura "por parte de determinados funcionarios del Servicio de Caza que están intentando impedir por todos los medios que se pueda erradicar esta enfermedad", subrayó en su intervención.

Cabe destacar que Extremadura, con un 12,23 por ciento de las explotaciones ganaderas infectadas es la segunda región, después de Andalucía (con el 17,24%), con los peores índices de esta enfermedad, por lo que desde Asaja anima a los ganaderos a que soliciten acciones por daños sanitarios y, en caso denegatorio, se pongan en contacto con la organización para iniciar el proceso contencioso contra la Junta de Extremadura.

Consulta aquí más noticias de Cáceres.