La Policía de Nueva York investiga si el asesinato de un imán y su asistente el pasado sábado cerca de una mezquita en el condado de Queens fue un crimen de odio o pudo tratarse de una venganza.

En el Islam cuando muere alguien es una pérdida no solo para la familia, sino para toda la comunidad. Los neoyorquinos entendemos bien ese sentimiento

"El crimen de odio está sobre la mesa, pero aún no está claro", dijo el jefe de detectives de la NYPD, Robert Boyce, en rueda de prensa junto al alcalde de Nueva York, Bill De Blasio, y al jefe de la policía de la ciudad, Bill Bratton.

Los hechos ocurrieron en la tarde del sábado, cuando un hombre se acercó al clérigo Maulama Akonjee, de 55 años, y a su ayudante Thara Uddin, de 64, ambos de la comunidad de Bangladesh en el barrio, y les disparó por la espalda a plena luz del día, cerca de la mezquita Al Furqan Jame Masjid, en el barrio Ozone Park.

Akonjee, casado y padre de tres hijos, era un líder religioso originario de Bangladesh que llegó a Nueva York hace cuatro años y que, según sus allegados, se había ganado el respeto de la comunidad y no tenía problemas con nadie.

El alcalde de la ciudad, Bill de Blasio, reiteró sus condolencias "de parte de ocho millones y medio de neoyorquinos" y aseguró que la policía de Nueva York reforzará su presencia en las mezquitas de la ciudad.

Asimismo, quiso recordar en rueda de prensa que "900 efectivos de la NYPD son musulmanes estadounidenses". "No sabemos quién ha hecho esto, pero lo sabremos", apuntó De Blasio, que aseguró que "el responsable será llevado ante la justicia".

"En el Islam cuando muere alguien es una pérdida no solo para la familia, sino para toda la comunidad. Los neoyorquinos entendemos bien ese sentimiento", añadió.

¿Enfrentamiento entre musulmanes y latinos?

Según fuentes de la investigación citadas por el Daily News, el caso ha levantado las iras de la comunidad musulmana y las autoridades empiezan a sospechar que pudo deberse a un creciente enfrentamiento entre musulmanes y latinos en el barrio Ozone Park.

Apuntaron en ese sentido que el tiroteo del sábado pudo ser en respuesta a un incidente que habría tenido lugar unas semanas antes, cuando un grupo de musulmanes habría atacado a otros hispanos en el barrio.

Boyce confirmó las informaciones que el presunto autor de los hechos, detenido el domingo noche, es un hombre hispano cuya vinculación con el imán y su asistente se desconocen.

La policía tendría "evidencias importantes" de que el detenido es el responsable de los hechos pues en su huida hirió a un ciclista que apuntó la numeración del vehículo en el que viajaba presuntamente el hombre que acaba de cometer los asesinatos.

Según las autoridades, existen grabaciones de vídeo en las que aparece el detenido y además existiría un testigo que habría reconocido por fotografía al hombre arrestado.

Tras el interrogatorio llevado a cabo en las últimas horas, el detenido se enfrenta a dos cargos de asesinato, así como a otro delito de atropello y fuga.