Burkini
Una modelo viste un 'burkini', bañador adaptado a las directrices musulmanas. ARCHIVO

Ange-Pierre Vivon, alcalde de Sisco, una ciudad corsa, ha decidido prohibir el burkini en las playas de la localidad después de que el uso de la polémica prenda provocara un altercado este fin de semana.

Los enfrentamientos acabaron con cinco heridos. Al parecer, algunos turistas estaban tomando fotos de mujeres vestidas con el traje de baño islámico cuando un grupo de jóvenes de origen magrebí les increparon, lo que terminó derivando en la pelea, que tuvo lugar el sábado.

El domingo, medio millar de personas se manifestaron en Bastia, la capital de la isla de Córcega, denunciando la violencia.

Vivoni declaró que a partir de este martes la prohibición se formalizará con el registro en la prefectura del municipio. La decisión adoptada en esta ciudad se suma a la que ya han efectuado en el mismo sentido el municipio de Cannes y la localidad de Villeneuve-Loubet, también en la Costa Azul.

En estas fechas el burkini ha sido prohibido en piscinas de hoteles y clubes privados de Marruecos, aunque no de forma explícita, sino aludiendo a la obligación de acceder a la piscina con ropa de baño.