De esta forma ha salido al paso la compañía después de que conocerse, a través de Facua, que la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) ha multado a Worten con 10.000 euros tras haber vendido a un cliente dicho disco duro como nuevo.

"Desde Worten aceptamos la resolución. Colaboramos con las autoridades en cuanto tuvimos conocimiento de este caso de 2013 que respondió a un error humano, demostrando que responde a una situación aislada, ya que aplicamos un estricto protocolo interno de borrado de datos que garantizan la protección de la LOPD", ha señalado la firma en declaraciones a Europa Press.

En concreto, la asociación de consumidores denunció este caso en 2013 a la AEPD, que consideró que se trataba de una infracción "grave", y le alertó de que el aparato comprado por uno de sus socios contenía abundante información personal y profesional de los empleados de la cadena.

Andrés C.G., socio de Facua Sevilla, había adquirido en una de las tiendas que la cadena tenía en la capital andaluza (cerró a principios de 2015) un disco duro teóricamente nuevo, pero que en realidad ya había sido usado.

Sin embargo, al encender el aparato, el usuario advirtió que el disco duro estaba lleno de datos personales y profesionales de los empleados de la cadena.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.