Así lo ha expresado la entidad en un comunicado en el que considera que "es la mejor solución para este conflicto laboral y para la racionalización del acceso al trabajo".

CCOO, que se ha mostrado en contra de que se imparta esta asignatura, considera que los profesores de religión deberían optar en la lista de interinos docentes y elijan "con el mismo baremo" que el resto de docentes, siendo la religión "una función más".

En este sentido, CCOO quiere que la asignatura desaparezca de las aulas por lo que si eso sucediera, con la solución que proponen "estos trabajadores, que serían interinos, estarían en igualdad de condiciones que el resto de sus compañeros, y no como ahora".

Según el sindicato, el Obispado "hizo contratar más personal de religión de lo estrictamente necesario y por eso este colectivo se encuentra con esta penosa situación".

"Es intolerable que un estado de derecho y democrático como el nuestro, pague salarios públicos a unos trabajadores que son elegidos a dedo tanto por la iglesia como por las empresas privadas que tienen conciertos", ha apuntado CCOO.

Por eso, considera que las bajas que se producen en los centros concertados "también deberían ser cubiertas por interinos".