Los delitos de odio son aquellos que se cometen contra las personas o sus propiedades por cuestiones de raza, etnia, religión o práctica religiosa, edad, discapacidad, orientación sexual, por razones de género, situación de pobreza y exclusión social o cualquier otro factor similar como las diferencias ideológicas, de acuerdo al artículo 510 del Código Penal.

Desde Compromís han apuntado en un comunicado que, según los datos del Ministerio del Interior, la Comunitat Valenciana es la cuarta comunidad autónoma del Estado en número de delitos de odio, siendo la primera en delitos contra las personas con diversidad funcional.

Por este motivo, la coalición ha pedido en sus iniciativas, en primer lugar, que el Gobierno central elabore y desarrolle la Ley Integral de Prevención de Delitos de Odio y Protección de las Víctimas.

"Hay que abordar este fenómeno de forma integral para introducir todas las modalidades delictivas que no vienen recogidas hoy en día de forma expresa como el aporofòbia, el origen territorial o el aspecto físico. Una ley que coordine la necesaria atención a las víctimas y consolide los avances en el reconocimiento de los derechos humanos", ha señalado Nadal.

Desde la coalición han indicado además que, a pesar de que los datos del Ministerio del Interior cifran en 1.328 casos de delitos registrados en 2015 en todo el Estado, según muchas asociaciones y las fiscalías especializadas en estos casos "podríamos estar sólo ante la punta del iceberg".

Así, han señalado que muchas agresiones no llegan a denunciarse y además no existe en la actualidad una forma "fiable" de recoger estos casos, ya que para este tipo de delitos los registros y memorias se deben elaborar a mano al no existir un campo de registro en la base de datos general del programa Fortuny.

GRUPO DE DELITOS DE ODIO

Por ello, Compromís pide a la Fiscalía General del Estado que habilite un Grupo de Delitos de Odio y cree un campo de registro dentro del programa Fortuny.

Nadal también ha solicitado que las Corts insten al Gobierno de España para que habilite los medios necesarios para establecer como requisito para la obtención de la suspensión de la pena impuesta por delitos de odio (en caso de que así se determinara) las condiciones de borrado de los perfiles sociales (en su caso), cumplimiento de un curso de prevención de delitos violentos y de un curso de formación en derechos humanos y aceptación en la diversidad.

PRINCIPIOS DE RESPETO EN EDUCACIÓN

La última PNL pide a la Conselleria de Educación que incluya en el currículo de la educación primaria y secundaria principios del respeto a la diversidad de la sociedad y respeto a los derechos humanos, incidiendo en aquellos aspectos relativos a los delitos de odio en todas sus modalidades para formar generaciones de ciudadanos íntegros y capaces de detectar cualquier agresión o manifestación contra la dignidad de las personas.

"En una situación europea y mundial donde cada vez se desatan más los odios irracionales, es imperativo de todos los demócratas trabajar día a día para impedir que estas actitudes sigan ganando terreno", ha destacado el parlamentario, que ha llamado a todas las fuerzas políticas y a la sociedad civil "para que nos unamos sin fisuras en esta tarea que está en la base de la sociedad tolerante y democrática que anhelamos", ha apostillado.

Consulta aquí más noticias de Valencia.