Decano de los jueces de Valencia, Pedro Viguer
El decano de los jueces de Valencia, Pedro Viguer, durante la comparecencia de este jueves. 20MINUTOS

Los juzgados de Valencia han logrado evitar el “colapso” tras el “aluvión” de 19.000 demandas por acciones y preferentes, pero el atasco continúa con 4.000 casos pendientes de juicio. Así lo ha explicado este jueves el decano de los jueces de la ciudad, Pedro Viguer, en la presentación del balance de actividad del primer semestre de 2016.

Según ha dicho, la entrada de estos asuntos ha sido tal que ha puesto “en grave peligro” el funcionamiento de los juzgados de primera instancia, cuyo trabajo diario está hoy “copado” por el derecho bancario. Desde 2013 han registrado 19.000 asuntos, pero todavía quedan pendientes unos 4.000 señalamientos entre los seis jueces de refuerzo y los 22 juzgados, con juicios hasta diciembre.

“Hemos evitado el colapso de la jurisdicción civil y podemos estar satisfechos. Gracias a ello, los ciudadanos no han sufrido las graves consecuencias de este aluvión sin precedentes, que es lo realmente importante”, ha manifestado Viguer. Este tipo de demandas han descendido durante los meses de junio y julio, por lo que los jueces empiezan a ver “la luz al final del túnel”.

También se ha producido un “descenso espectacular”, del 75%, en el número de ejecuciones hipotecarias por cierta mejora económica y porque el grueso de las demandas se pusieron al inicio de la crisis. En el primer semestre de 2016 se han contabilizado 214 demandas, frente a las 850 del mismo periodo de 2012, el más duro de la crisis. La previsión es que el año acabe con 400 procedimientos, frente a los 1.700 de 2012, lo que arroja el mencionado descenso del 75%. Las demandas por impago de créditos y préstamos personales también han caído, en este caso un 65%.

Por su parte, los juzgados de lo Mercantil también están registrando un descenso del entorno del 50% en los concursos de acreedores y de las demandas por cláusulas suelo y cláusulas abusivas, aunque en estos últimos casos se debe también a su trasvase a los juzgados de Primera Instancia. En el ámbito laboral, los juzgados de lo Social de Valencia están "en una situación complicada" ya que, pese a los cuatro jueces de refuerzo, los juicios se dilatan "hasta un año y medio", lo que según Viguer "no es aceptable".

El decano de los jueces de la ciudad atribuye estos descensos a varios factores. "Quizás estamos saliendo de la crisis económica, pero también es cierto que las demandas tenían que descender porque se presentaron en su momento", al inicio de la crisis. En cualquier caso, cree que puede ser "un indicio importante de una mejora económica que esperamos que se confirme", ha afirmado Pedro Viguer.

Macrocausas por corrupción

Además, los juzgados de Valencia tramitan actualmente 42 causas complejas por delitos económicos y de corrupción debido a la proliferación de estos macrocasos en los últimos años. Tres juzgados tienen refuerzos para hacerles frente, y los magistrados piden más apoyo. Además, Viguer pide una reforma legal para excluir del indulto a los condenados por delitos de corrupción, así como una reducción de los aforamientos.

Consulta aquí más noticias de Valencia.