Un total de tres vehículos ardieron entre las 5.30 y las 6.15 horas de la madrugada del sábado al domingo en Valencia, en una semana en la que los pirómanos han quemado al menos 15 coches.

El primero ardió en el cruce de las calles l’Alguer y Crevillente (barrio de Isla Perdida). Media hora después, otro coche fue pasto de las llamas en la calle Bernia. El último se quemó en Serpis, esquina José María Haro.