Richard Gere ha vivido este domingo su gran día en San Sebastián. Los seguidores del lado 'glamouroso' del Festival le han recibido en masa y el certamen le ha entregado el Premio Donostia de manos de la actriz Aitana Sánchez Gijón, que le incluyó en el olimpo de esos "iconos universales del cine en vías de extinción".

La entrega del galardón tuvo lugar pasadas las diez de la noche en el auditorio del Kursaal, en cuyo exterior una multitud había estado esperando el paseo del actor por la alfombre roja desde mucho tiempo antes.

"Casi ya no hay estrellas como antes, como en la época dorada de Hollywood. Tenían algo de intangible e indefinible que les ha elevado a la categoría de iconos universales. Richard Gere pertenece a esa categoría exclusiva", dijo Aitana Sánchez Gijón, que se confesó enamorada del actor desde su "más tierna adolescencia".

Gere fue recibido en el auditorio Kursaal con gritos de "guapo, guapo"

Tras la proyección de escenas que repasaron toda su carrera, Gere hizo su aparición y se oyeron entonces los entregados aplausos del público, adornados con varios "guapo, guapo".

El actor se dejó querer, saludó con una reverencia y ofreció el premio al público con una rodilla sobre el escenario. Luego, se llevó la mano al corazón y ahí sí que ya el auditorio se puso en pie.

Dedicó unos de los discursos más largos que se hayan escuchado probablemente en la historia de estos galardones, y agradeció en varias ocasiones la calidez de las gentes de San Sebastián. El actor dijo que era importante para él haber visto en pantalla ese resumen de su carrera y cerró sus palabras con una llamada fraternal a compartir y participar de las cosas de este mundo del que todos somos responsables.