Una estudiante del Instituto Tecnológico de Massachusetts fue detenida en el Aeropuerto Internacional Logan, en Boston, al detectar las autoridades que llevaba una bomba adosada a su pecho, artefacto que resultó ser falso.

Según publica el Boston Globe, Star Simpson, de 19 años, llevaba pegada a su camiseta una placa de ordenador, una batería, alambres y plastilina que se parecían mucho a un explosivo plástico.

Por suerte terminó en una celda y no en el depósito de cadáveres

La estudiante llamó la atención de los agentes de seguridad del aeropuerto ya que vestía una sudadera negra con capucha.

"Por suerte siguió las instrucciones de los policías que le apuntaban con sus armas, y terminó en una celda y no en el depósito de cadáveres", dijo el jefe de policía del aeropuerto, Scott Pare.

Simpson ha sido acusada por un tribunal de Boston, por posesión de un supuesto artefacto explosivo, y ha tenido que pagar una fianza de 750 dólares, unos 450 euros. La estudiante comentó a la prensa que "simplemente se trataba de una pequeña obra de arte que formaba parte de un juego".