El Colegio de San Francisco de Paula de Sevilla ha introducido como actividad obligatoria para todos sus alumnos de Bachillerato la realización de un proyecto de investigación en el que tienen que aplicar las matemáticas al mundo real, con el objetivo de "mejorar las destrezas matemáticas de los alumnos, enfrentándolos a situaciones desconocidas en las que frecuentemente tienen que conectar esas destrezas con otras áreas de conocimiento".

Según ha informado el colegio en un comunicado, con la realización de este proyecto se pretende promover capacidades como la comunicación, el uso de las tecnologías, el manejo y selección de fuentes, la planificación y el compromiso personal, que son las que les serán "más útiles" a los alumnos para su desarrollo personal y profesional.

En este curso, los alumnos de matemáticas que enfocan su futuro hacia la rama sanitaria han desarrollado un trabajo de investigación estadística sobre la presión arterial conectado a la asignatura de anatomía aplicada, mientras que los que lo enfocan hacia las ciencias sociales han desarrollo una investigación de matemáticas financieras sobre los números índice, el cálculo del IPC y su evolución en conexión con los salarios mínimos

La jefa del departamento de matemáticas, Amparo Govea, ha afirmado que el hecho de que uno de cada tres adultos españoles se encuentre en el nivel más bajo de competencia matemáticas según el Piacc -el conocido como PISA para adultos- "debe llevarnos a una reflexión sobre el modo en que estamos enseñando las matemáticas".

"Aunque el objetivo no es mejorar los resultados académicos, la experiencia también está teniendo resultados positivos sobre éstos, mejorando la capacidad de los alumnos de enfrentarse a los exámenes de matemáticas de la selectividad", dice el centro en la nota.

Govea, que junto a sus compañeras del departamento ha presentado esta experiencia en el XVI Congreso de enseñanza y aprendizaje de las matemáticas celebrado en Jerez, explicó algunos de los trabajos de sus alumnos, como el estudio del uso de los paraboloides en la arquitectura, analizando el uso precursor de estos por parte de Gaudí en algunas de sus obras como la Sagrada Familia, así como obras más recientes como el aeropuerto JFK o el Estado Olímpico de Munich.

Para los docentes del departamento de matemáticas de este centro, los beneficios de la incorporación de este proyecto de investigación son "indiscutibles". "Los conocimientos matemáticos que los alumnos tienen que adquirir para los exámenes son habitualmente olvidados enseguida, las destrezas matemáticas y no matemáticas que adquieren con estos proyectos perduran y les sirven ya para toda la vida", ha explicado Govea.

MEJORA DE LOS RESULTADOS EN MATEMÁTICAS

Desde la incorporación del Programa del Diploma en 2011, los resultados de los alumnos que lo siguen en el examen de matemáticas de selectividad ha sido, un año tras otro, superior a la media del propio centro y muy superior a la media de Sevilla, expresan desde el San Francisco de Paula.

Así, en el último curso, los alumnos de matemáticas del programa obtuvieron un 8,85 frente al 7,55 que obtuvieron, de media, los alumnos sevillanos que aprobaron.

Después del éxito de los resultados del Programa del Diploma, las tres profesoras se propusieron hace tres cursos trasladar la investigación al Bachillerato. "El alumno que escoge la opción del bachillerato internacional sabe a lo que se enfrenta, ha ido desarrollando una fuerte motivación para la investigación, y ese no es siempre el caso del alumno que sigue el programa de estudios español", explica Govea, satisfecha, sin embargo, de lo que ella llama "la democratización de la investigación matemática a todos los alumnos".

"Los profesores, los padres, los alumnos, todos nos obsesionamos con la PAU, y es normal por la trascendencia que actualmente tienen para la elección de las carreras; sin embargo, olvidar otro tipo de competencias, que también pueden mejorar los resultados en los exámenes, limita el desarrollo posterior del alumno en la Universidad", ha asegurado la jefa de departamento.

Govea está convencida de que los alumnos capaces de investigar y enfrentarse a situaciones desconocidas están también "más preparados" para superar exámenes y por tanto para lograr una buena nota en Selectividad y "desarrollar con éxito la carrera universitaria".

"El problema de algunos alumnos cuando ingresan a la universidad es que se resienten mucho en cuanto lo sacan del patrón y del problema que se resuelve aplicando mecánicamente una fórmula que antes ya han aplicado para otro problema casi idéntico", ha comentado.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.