Según han explicado, el cable se encuentra seccionado, por lo que consideran como causa más probable el impacto de un ancla.

Tras detectar la avería este viernes, 8 de julio, movilizaron "con extrema rapidez todos los recursos materiales y humanos para taponar la fuga y repararla". Esta se localizó en el extremo de la interconexión en Menorca en zona marítima a unos 700 metros de la playa de Cala Bosch

Según han explicado, en zonas rocosas de las proximidades del litoral, se detectaron manchas de fluido, por lo que se pusieron en marcha trabajos de contención y extracción.

"En cualquier caso", han precisado, "las gestiones asociadas a esta fuga son coordinadas bajo la supervisión y dirección de las autoridades competentes".

Así, aseguran que desde el primer momento, Red Eléctrica ha seguido el proceso de actuación y comunicación regulado en la legislación ambiental y mantiene puntualmente informadas a las distintas administraciones afectadas.

Estas son: la Dirección General de Calidad Ambiental, Educación Ambiental y Residuos del Govern, la Demarcación de Costas en Islas Baleares; Salvamento Marino, y División Marina del Magrama.

Por último, cabe destacar que este incidente no ha afectado a la seguridad de suministro eléctrico en Baleares.