Ya hay 100 bicis para alquilar gratis y circular por la capital
Una veintena de bicicletas están listas ya para ser prestadas gratis en el punto de la Acera Recoletos.(Ical)
Desde ayer, Valladolid cuenta con un sistema de préstamo gratuito de bicicletas que permitirá a cualquier ciudadano mayor de edad alquilar una durante periodos máximos de cuatro horas, con el añadido de que se podrán coger en una zona de la ciudad y devolverla en cualquiera de los diez puntos habilitados.

Se trata de la iniciativa Valladolid en bici que pone a disposición de los ciudadanos 100 bicicletas (hay otras 30 en reserva para sustituirlas cuando se estropeen) desde las nueve de la mañana hasta las ocho de la tarde. Los menores deberán ir acompañados.

Los Diez puestos

Los lugares en los que se podrá recoger una bicicleta son: la piscina Benito Sanz de la Rica (junto al antiguo Matadero), la piscina de Canterac, piscina Henar Alonso Pimentel (antiguo Mercado Central), piscina de Huerta del Rey, piscina de la Victoria, piscina de Parquesol, piscina Ribera de Castilla, Kiosco de la calle Ferrari, aparcamiento del Mercado del Campillo y en la Acera Recoletos.

Inauguración

El alcalde, Javier León de la Riva, fue uno de los primeros en probarlas por la acera de Recoletos y aseguró que reducirá el ruido y las emisiones contaminantes, además de mejorar la salud de los que la utilizan. «Ya se sabe el dicho de quien mueve las piernas mueve el corazón», indicó.

Asimismo, rechazó las críticas de varios colectivos sobre la escasez de carrilles-bici. «En mi mandato se han hecho más carriles que en los cinco siglos anteriores», dijo.

Contamina menos

Según los expertos, cuatro trayectos diarios de 2,5 kilómetros en bicicleta ahorran
180 litros de gasolina al año y una reducción de 495 kilos de emisiones de CO2.
El nuevo servicio municipal se ha querido poner en funcionamiento coincidiendo con la Semana de la Movilidad Europea, en la que participan 160 ciudades españolas y 1.400 europeas.

Mañana, sin coche

Autobuses a 15 céntimos: Mañana se celebra el Día Mundial sin Coche y  los buses bajan su precio.

Zona restringida a los coches: Hay pancartas en los accesos a esta zona en el centro, aunque es voluntario no obligatorio.

Aparcamiento gratis: En la Feria de Muestras.

Recorrido ciclista: A las 11 parte de la Plaza Mayor.

Actividades lúdicas y formativas: Por la mañana, en la acera Recoletos, organizado por la Escuela ciclista.

Al final, las dos ruedas ganaron al coche y al bus la carrera de la movilidad

Se olvidaron de contar con un quinto participante: la moto. Varios colectivos quisieron comprobar ayer con una carrera simbólica qué medio de transporte es más rápido, económico y ecológico. La bicicleta se llevó la palma, aunque hubo sorpresas.

A las 13.10 horas, cuatro grupos tomaron la salida desde la Escuela de Ingenieros, situada en el paseo del Cauce. Unos montaron en sus bicicletas, otros arrancaron el coche o comenzaron a andar, y los más desafortunados esperaron 10 minutos al autobús de la línea 7. Lo perdieron por los pelos, gajes del oficio de ciudadano que suceden a diario.

Doce minutos después, a pesar de tener que detenerse en casi todos los semáforos, llegaban las bicicletas a la meta de la plaza de España.

El segundo y tercer puesto estuvieron reñidos, ya que los de a pie y los del coche ‘aterrizaron’ al mismo tiempo, 12 minutos más tarde que las bicis. «Habríamos llegado antes, pero hemos tardado 14 minutos en aparcar y con suerte, lo dejamos en la calle Regalado», confesaron.

Por último, llegaron los viajeros del bus, «pero hemos conocido mucha gente y hemos venido muy cómodos», por verle el lado positivo.

Algunos apuntaron que en esta carrera se olvidaron de invitar a un duro rival, rápido, económico y con un motor de los menos contaminantes: la moto.

Cuatro opciones y un destino

La bicicleta. Medalla de oro. Tardaron 12 minutos en recorrer un kilómetro y 800 metros. No emitieron ni un sólo gramo de CO2  y sólo se gastaron 0,01375 euros, en concepto de desgaste de la bicicleta.

A pie. Subcampeones.

Necesitaron el doble de tiempo que las bicis, 24 minutos, pero el camino fue más corto, un kilómetro y 500 metros. No contaminaron el ambiente (no fumadores) y su gasto fue nulo.

El coche. El bronce.

Aunque llegó al tiempo que los que caminaron, recorrió dos kilómetros y 100 metros, emitió 320 gramos de CO2 y se gastó 1,71 euros entre la gasolina y el parking de la ORA.

En autobús. Un accésit.

Hizo más kilómetros, dos y 400 metros, en más tiempo, 27 minutos (porque perdieron uno de la línea 7), emitieron 250 gramos de CO2 por pasajero y pagaron 0,95 euros (sin bonobús).

RAÚL G. LÁZARO