El Ayuntamiento ha informado que el pasado 4 de julio cinco agentes de la Policía Local, con apoyo de una embarcación neumática, montaron un dispositivo contra la venta ambulante ilegal en esta zona.

La actuación comenzó sobre las 15.30 horas y se logró interceptar a cuatro vendedores ambulantes que ejercían la actividad en la zona.

En el operativo se intervinieron enseres como neveras de playa, sombrillas, una mesa, material para preparación de cócteles, bolsas de hielo picado, fruta, refrescos y vestidos expuestos para la venta.

Igualmente, durante el fin de semana se ha realizado un control de alcoholemia que como resultado ha dado tres positivos en alcohol y uno en drogas.