El pasado mes de mayo, la Junta solicitó a ambas compañías, de acuerdo a lo establecido en la autorización ambiental que les permite operar, un estudio sobre la incidencia de los olores potencialmente producidos por sus instalaciones, con identificación de las posibles fuentes y cuantificación de las sustancias generadoras de olores.

Además, se les requiere que propongan las medidas correctoras adicionales que se podrían implantar, acompañadas de un cronograma de ejecución y un programa de control para comprobar su eficacia, según ha informado la Junta.

La Delegación de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio responde así a las demandas de los vecinos para localizar el origen de los malos olores y las molestias por mosquitos que sufren en la zona.

El 27 de junio la empresa de vermicompostaje entregó el estudio completo solicitado en el que se verifica que no existe ningún impacto odorífero en las zonas habitadas próximas procedente de sus instalaciones. Por otra parte, en una inspección técnica a las mismas se ha comprobado que los mosquitos que afectan a los vecinos de Cuevas de Los Medinas no proceden de esta planta.

Ni la compañía Cespa, que la gestiona, ni el Ayuntamiento de Almería, titular de la planta de residuos sólidos urbanos, próxima a la barriada, han presentado aún el estudio que la Junta solicitó en mayo.

Consulta aquí más noticias de Almería.