En un comunicado, el sindicato ha manifestado que el pasado día 29 de junio, y tras las numerosas denuncias presentadas ante la Inspección de Trabajo, la Consejería se vio obligada a reducir la jornada de trabajo en los juzgados afectados, que terminarán su actividad todos los días a las 13,00 horas, hasta tanto sean sustituidas las referidas máquinas y cuyo plazo de ejecución expira a mediados de septiembre.

"No deja de ser sorprendente, dado que es en esa fecha, precisamente, cuando empiezan a bajar las temperaturas", ha afirmado.

"A pesar de ello, y así lo hemos puesto de manifiesto tanto a la Inspección como a la propia Consejería, la solución ofrecida no solventa el problema, pues a esa hora las temperaturas son ya insoportables, de ahí que hayamos solicitado que la jornada termina a las 12,00 horas, petición que no ha sido atendida", ha apuntado el STAJ en la nota de prensa.

Al parecer, la Administración habría alquilado unos aparatos de aire acondicionado portátiles, de los denominados 'pingüinos', que desde el sindicato consideran que apenas sirven, pues "sus efectos sólo se notan, y poco, en la dirección del chorro de aire, pero que alrededor producen el efecto contrario, al sobrecalentarse el propio aparato y especialmente las conducciones de salida de aire hacia el exterior".

"Los aparatos elegidos producen condensación y tienen fugas de agua, con el consiguiente peligro, pues cerca existen regletas de tomas de electricidad y cables eléctricos, además del peligro de deslizamiento y caída para funcionarios y ciudadanía en general. En definitiva, se ha elegido un modelo absolutamente inadecuado para su uso en oficinas, más aún si son públicas", ha continuado.

Ante todo ello, el STAJ ha demandado que las diversas soluciones llevadas a cabo ante una situación "excepcional", generada por una avería, se tratan en buena parte de "una nueva chapuza en lo que a infraestructuras judiciales se refiere en las sedes judiciales de Sevilla capital".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.