Así, aunque la plantilla está formada por 22 personas, depende de un Patronato que está formado por el Ayuntamiento de Palma, Consell de Mallorca, Govern y Fundació d'Art Serra, por lo que "de ningún modo se trata de funcionarios", según ha señalado los trabajadores del Museo en un comunicado.

También reclaman poder "negociar y cerrar" el convenio colectivo que se reclama desde 2009 como marco que regule y unifique las condiciones de trabajo de todo el personal y que siempre ha sido bloqueado por la empresa, así como actualizar todos los salarios según el IPC, aplicación que no se ha llevado a cabo desde la apertura del museo, hace 12 años.

Asimismo, la plantilla rechaza que, desde el año 2014, se esté contratando personal externo para cubrir las funciones de la plaza de coordinador de Acción Cultural, que quedó vacante y que no se ha convocado desde entonces.

En la reunión que se celebró el miércoles en el TAMIB, la empresa se negó a negociar la mayoría de estos puntos, manteniendo su propuesta inicial de recuperar el 5% en tres años en lugar de dos, y subir de categoría a cuatro trabajadores, cuando la plantilla pedía un mínimo de seis, de los 12 que considera que deberían revisarse, según indican.

El delegado de los trabajadores, Paco Medrano, ha señalado que lo que proponen los empleados en es "muy razonable y no entendemos esta negativa del Patronato a aceptar alguno de los puntos propuestos".