Prince
El cantante estadounidense Prince, en una imagen tomada en el año 2007. GTRES

La investigación penal abierta tras el fallecimiento del cantante Prince, que murió por una sobredosis accidental del opiáceo fentanilo (Fentanyl) está en una fase en la que se investiga a los médicos del artista y en la que también están implicados el FBI y la agencia antidrogas de EE UU, la DEA.

La conclusión de los forenses confirmó que los opiáceos y calmantes fueron la causa del deceso del inolvidable autor de Purple Rain. En los días previos a su muerte, ya había sufrido una sobredosis de Percocet, un fuerte analgésico, que le llevó al hospital.

La muerte del músico el pasado 21 de abril a los 57 años, abrió una investigación que ahora pretende esclarecer si sus médicos cruzaron la línea de la legalidad, expediendo recetas a Prince o facilitando de otro modo la adquisición de los medicamentos que le causaron la muerte, según publica el portal TMZ.

Según la investigación el día antes de su muerte el cantante fue fotografiado en las cercanías de un comercio Walgreens (donde se pueden adquirir medicamentos), supuestamente esperando para despachar una receta médica.

El día de la muerte de Prince uno de sus médicos se encontraba en la casa, aunque declaró que estaba allí para informarle de los resultados de una prueba. El médico estaba acompañado de su hijo, al que se le encontró una mochila con opiáceos sintéticos.