Según ha recordado en un comunicado, la convocatoria de las ayudas para alquiler de 2016 está abierta desde el 19 de mayo. Con el objetivo de ayudar al mayor número posible de personas, en esta ocasión, se destinan tres millones de euros, prácticamente el doble que en la última convocatoria, en la que se previeron ayudas por 1,7 millones.

La ayuda consiste en el pago del 40 por ciento del precio de la renta para alquileres no superiores a 600 euros mensuales para ingresos no superiores a 22.385 euros. La ayuda total puede ascender hasta 2.400 euros al año.

Pueden ser beneficiarios de estas ayudas las personas físicas mayores de edad con diferentes requisitos como ser titulares o que estén en condiciones de suscribir un contrato de alquiler de vivienda en calidad de arrendatario formalizado conforme a los términos de la Ley 29/1994, de 24 de noviembre, de arrendamientos urbanos.

Además, la vivienda arrendada debe constituir la residencia habitual y permanente de la persona arrendataria, el solicitante no puede ser propietario o usufructuario de otra vivienda, tiene que tener depositado la fianza del contrato de alquiler y tener la nacionalidad española o de algún país de la UE, o contar con residencia legal en España.

En esta ocasión se incorporan 'sectores preferentes', al efecto de la valoración. Este concepto incluye personas con discapacidad, familias numerosas, mujeres víctimas de violencia de género, personas que han sufrido desahucio por ejecución hipotecaria o víctimas de terrorismo.

Los solicitantes que puedan demostrar formar parte de uno de estos sectores preferentes tendrán una puntuación más alta en la baremación en caso de empate en nivel de ingresos.

Las ayudas son para 12 meses e incluyen, con efectos retroactivos, desde enero de 2016 hasta diciembre de 2016. Esta ayuda es compatible con los casos en que los Servicios Sociales de la Comunidad aporten un complemento para el pago de alquiler a beneficiarios en situación de especial vulnerabilidad.

Las ayudas para alquiler provienen de fondos estatales (Plan Estatal de Fomento del Alquiler de Viviendas, la Rehabilitación Edificatoria, i la Regeneración y Renovación Urbanas 2013-2016), pero corresponde al Govern su gestión y, por tanto, la distribución de los diferentes tipos de ayudas.

El resto de ayudas con fondos estatales de 2016 -y que suman 2,8 millones- se reparten entre el fomento de la rehabilitación edificatoria (1,7 millones), fomento de la regeneración y renovación urbanas (1,1 millones), y la implantación del informe de evaluación de edificios. El total de ayudas que se convocan es de 5,8 millones y el Govern ha priorizado las de alquiler, destinando 3 millones.