Demi Lovato
La cantante Demi Lovato. INSTAGRAM VANITY FAIR

Demi Lovato ha estado, como tantas otras estrellas infantiles, a punto de dejarse arrastrar por el mundo de las adicciones y los trastornos que conlleva ser famosa siendo solo una niña.

En la última entrevista que ha concedido a la revista American Way, la cantante se sincera y habla de lo "rápido" que ha vivido: "No pensaba que iba a llegar a los 21 años", declara la joven.

Ya era conocida su turbia relación con las drogas, pero en la entrevista destaca que podían haber arruinado su vida. Confiesa que tomaba en grandes cantidades analgésicos, alcohol y cocaína, y que ingresó en 2010 en rehabilitación cuando se enteró de que padecía trastorno bipolar.

También tuvo que hacer frente a otra enfermedad que superó su madre, la bulimia: "Cuando tienes 2 o 3 años y convives con alguien que pesa 37 kilos y que tiene un trastorno de la alimentación, es difícil no llegar a ser como ella", relata.

Ahora sigue yendo a reuniones de alcohólicos anónimos y quiere que su ejemplo sirva para todos sus seguidores: "Cuando viene alguien y me enseña sus cortes y marcas y me dice 'por ti he dejado de autolesionarme' mi vida vuelve a cobrar sentido".