Se trata de un proyecto educativo promovido desde la organización sevillana Iniciativa Comunitaria a partir de la experiencia de algunos de sus miembros en Lesbos y otros campos de refugiados durante la primavera pasada, según han explicado desde el propio proyecto en una nota en la que han detallado que el objetivo es "facilitar la vuelta al colegio de los niños refugiados".

En ese sentido, destacan que "la educación de los niños es el principal problema que afrontan en estos momentos los refugiados que se han quedado en Grecia", y citan datos de Unicef para señalar que "los niños refugiados han perdido de media casi dos cursos escolares, tanto por la guerra como por el largo viaje como refugiados desde sus países de origen hasta las playas griegas".

En caso de que no puedan ser escolarizados este año, su retraso escolar podría ser ya "irreparable" de cara a su futuro, según añaden, de ahí que los voluntarios de Iniciativa Comunitaria hayan diseñado "un proyecto educativo que haga posible su integración efectiva en las escuelas informales que van a ponerse en marcha en los campos de refugiados a partir del próximo septiembre".

Mediante un programa pedagógico "especialmente pensado para ello" esperan "reducir en un primer momento problemas como la agresividad y la falta de concentración productos de la guerra y el resto de experiencias vividas por estos menores".

El proyecto se pondrá en marcha en los campos de Lagadikia y Kavaleri, en la zona de Salónica, donde han sido llevados tras el desalojo del campo provisional de Idomeni. Las actividades del grupo de voluntarios se realizarán en coordinación con la ONG Danish Refugee Council, que gestiona estos campos, y con la autorización de las autoridades griegas responsables de los mismos.

Los voluntarios son en su mayoría profesores de instituto, maestros y pedagogos que van a aprovechar sus vacaciones estivales para trabajar con los refugiados. Se han organizado cuatro turnos de 15 voluntarios que desarrollarán el proyecto durante los meses de julio y agosto.

El proyecto no cuenta con ningún tipo de financiación pública, de modo que los voluntarios se pagan su viaje y la estancia en Grecia, en tanto que para financiar el desarrollo del proyecto en sí se ha abierto una campaña de 'crowdfunding' por la que se espera recoger fondos suficientes para material escolar y las actividades del proyecto.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.