Alcaldesa de Cabezón de la Sal
Alcaldesa de Cabezón de la Sal PSOE

La alcaldesa de Cabezón de la Sal, Isabel Fernández (PSOE), ha denunciado este jueves, en rueda de prensa, "la pérdida del rastro" de un gasto de más de 1,6 millones (1.690.000 euros) de las arcas municipales, y que se habría realizado durante el anterior mandato del PP, con Esther Merino al frente del Ayuntamiento.

La regidora socialista ha ordenado una investigación interna, y ha pedido también "ayuda" a las correspondientes instituciones estatales, como el Tribunal de Cuentas, para "esclarecer los hechos".

Según ha explicado Fernández a los periodistas, el Ayuntamiento de Cabezón de la Sal está siendo fiscalizado por el citado tribunal debido a "graves irregularidades contables en la rendición de cuentas del ejercicio 2013", año en el era alcaldesa Merino, y que en la actualidad va en la lista del Partido Popular al Senado.

Dicha fiscalización se refiere a un gasto realizado "sin consignación presupuestaria", que asciende a los citados 1,69 millones, y sobre un presupuesto que "no alcanzaba los 5 millones", ha explicado Fernández.

La actual alcaldesa ha añadido que el Tribunal de Cuentas ha efectuado ya dos requerimientos desde entonces, uno de ellos dirigido a su antecesora en el cargo, "cuya justificación no ha sido dada por válida". Así, este año se ha vuelto a efectuar el requerimiento.

La socialista ha calificado el hecho de "muy grave", y ha mostrado su "extrañeza" por que la regidora en la pasada legislatura, "con todos los servicios técnicos a su disposición, no pueda aclarar una situación como esta".

Fernández, al recibir el nuevo requerimiento y solicitar los informes técnicos de Intervención y Tesorería municipales, ha obtenido como respuesta de los mismos que "no existe ninguna operación contable que responda al importe de 1.600.000 euros por un lado, y otros cinco expedientes por otro lado, que suman un total de 90.000 euros", con lo que dicha documentación, junto con los posibles reparos técnicos aportados en su momento, no se pueden aportar al Tribunal de Cuentas.

A la vista de los hechos, Isabel Fernández se ha puesto a disposición del Tribunal de Cuentas, para poder esclarecer lo sucedido e iniciar una investigación.

"No se trata de una denuncia política, dirigida hacia una gestión que nos guste más o menos. Lo que yo exijo es la depuración de responsabilidades políticas y administrativas de algo tan oscuro como la imposibilidad de justificar el fin del dinero público en el Ayuntamiento de Cabezón de la Sal, cuando se pierde el rastro de 1.690.000 euros en el año 2013, siendo alcaldesa Esther Merino, del PP, actual candidata al Senado por este partido", ha indicado Fernández.

Y es que si el Ayuntamiento no justifica debidamente este gasto, podrían derivarse "gravísimas responsabilidades contables" e incluso por vía penal, porque "al parecer" se trata de un gasto "no consignado en presupuesto" y sin embargo "está autorizado un gasto por ese dinero".

La misma situación ocurre con los otros cinco expedientes, de los que "no consta documentación ni cantidad específica", y que sumados ascienden a 90.000 euros.

REVISADAS "TODAS" LAS ACTAS DE LOS PLENOS

Fernández asegura haber revisado "todas" las actas de los plenos en los cuatro años anteriores, lo cual unido a que "no aparece ningún reparo de Intervención", le lleva a deducir que "la documentación ha desaparecido del Ayuntamiento".

Ante la "falta" de la documentación "indispensable", como los reparos formulados por el interventor en aquella fecha, -que ya no presta sus servicios en el Ayuntamiento de Cabezón-, la actual alcaldesa considera que "lo único" que le queda es "denunciar públicamente" lo que está sucediendo para que "quede claro -ha dicho- que no tengo nada que ver en este asunto", al ser -como ha insistido- "una fiscalización del año 2013 en el que yo estaba en la oposición".

En este sentido, ha comentado que en el año 2012 el grupo municipal socialista denunció que "se estaba presupuestando 1,5 millones de euros por debajo de lo que se recaudaba".

Ante la imposibilidad de realizar la justificación que sigue reclamando el Tribunal de Cuentas, Fernández ha solicitado públicamente que organismos estatales como el propio Tribunal de Cuentas o Intervención General del Estado abran una investigación exhaustiva "para esclarecer los hechos".

Se da la circunstancia -según ha indicado- de que el entonces interventor municipal dejó su cargo en Cabezón en junio de 2014, "un mes después de que la alcaldesa Esther Merino recibiera el primer requerimiento del Tribunal de Cuentas".

Tampoco existe "constancia" en Tesorería Municipal, ha señalado Fernández sobre a qué fin se habría destinado ese gasto "indocumentado", en el caso de que se hubiera ejecutado. Una situación que la alcaldesa de Cabezón de la Sal ha calificado, para concluir, como "difícil de creer".

Consulta aquí más noticias de Cantabria.