Al acto han asistido también el alcalde de Sevilla, Juan Espadas; la subdelegada del gobierno, Felisa Panadero; la delegada del gobierno de la Junta, Esther Aparicio; el presidente de la CES, Miguel Rus; y los secretarios generales de CCOO y UGT en la provincia, Alfonso Vidán y Juan Bautista Ginés, además de otros responsables de las federaciones regionales de la Unión General de Trabajadores.

Durante su intervención, Villalobos ha emplazado "a la nueva ejecutiva que salga del congreso a tener templanza y firmeza para volver al sendero del progreso para todos, acometiendo la elaboración de un Nuevo Estatuto de los Trabajadores, recuperando los derechos que se llevó la reforma laboral y apostando por un salario mínimo más justo y más protección para los autónomos".

También se ha referido el mandatario provincial, para hacer un símil, al referéndum sobre el Brexit que celebra el Reino Unido. Sobre este particular, el presidente de la Diputación opina que "detrás del Brexit se ocultan muchos fenómenos sociales que han desembocado en esa consulta, como el hecho de que la extrema derecha haya fomentado el odio al inmigrante y la islamofobia, además de entrar de lleno en el descrédito de un sector de la población británica con el que el sindicalismo tiene vinculación directa, la clase obrera inglesa".

Según el presidente, "campañas orquestadas contra determinados colectivos, entre ellos el de la clase obrera, conducen a procesos como el que hoy vive el Reino Unido, porque esas políticas excluyentes llevan a la separación, a la desunión, a la exclusión y a la falta de libertades y pérdida de derechos".

Desde ahí, el presidente considera que "algo así hemos venido viviendo en nuestro país, es cierto que a menor escala, en los últimos años, porque han sido los trabajadores, la clase media de este país, la que ha padecido principalmente la regresión social y económica sufrida desde 2008".

Frente a esa regresión, para Villalobos "lo único que nos queda es la militancia sindical, que ha estado ojo avizor en estos últimos tiempos, pero que ha visto cómo el tsunami discursivo, apoyado en acciones de gobierno, se ha llevado por delante muchas conquistas sociales". "Por tanto, no estamos, ni muchísimo menos, en la polarización de clase que padece el Reino Unido a día de hoy, pero sí es necesaria la cordura, tanto política como sindical, para no perder el rumbo a futuro", ha sentenciado el presidente.

Para el regidor provincial sevillano, "el gran desafío de los sindicatos de clase en el tiempo que está por venir será el de practicar mucha militancia, y, sobre todo, capacidad de diálogo, de consenso y de altura de miras con el gobierno que salga de las urnas tras el próximo domingo".

"Para todo ello se requieren firmeza y templanza que, conjugadas con maestría y sabiduría, tanto desde la política como por parte del sindicalismo, deben devolver a España al sendero del progreso para todos y a ser una sociedad tolerante e integradora".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.