Con estos trabajos, que han supuesto una inversión de 45.000 euros, se contribuirá a mejorar la seguridad de la línea eléctrica que transcurre entre las subestaciones Iznalloz y Campotéjar.

Estos trabajos, realizados bajo estrictas medidas de seguridad y sin que el suministro eléctrico se hay visto interrumpido para los clientes, han supuesto la sustitución de más de tres kilómetros de conductor (cable), y a los respectivos apoyos de la línea, por materiales más resistentes y se han aislado con un recubrimiento de polímero rígido de vidrio, mucho más resistente y, sobre todo, respetuoso con la avifauna local.

Consulta aquí más noticias de Granada.