Tampones
Tampones. GTRES

El Ayuntamiento de Nueva York ha aprobado este martes por unanimidad una batería de pioneras medidas para distribuir de forma gratuita productos de higiene menstrual íntima en las escuelas públicas, cárceles y albergues para las personas sin hogar de la ciudad, que sería la primera del país en implantar este programa, según recoge la BBC.

Nadie se pregunta cuánto gasta esta ciudad en papel higiénico La propuesta de ley todavía debe ser promulgada por el alcalde Bill de Blasio, sin embargo, el demócrata ya se ha mostrado favorable a esta iniciativa social: "Los tampones y las compresas no son lujos, sino productos de primera necesidad".

El cerebro de la iniciativa es una concejal del ayuntamiento neoyorquino, Julissa Ferrares-Copeland, quien ha afirmado que no le importaría darse a conocer como la "legisladora del período", tras explicar que "el período femenino ha sido estigmatizado durante demasiado tiempo", publica el mismo medio.

Los defensores de la propuesta alegan que el coste de los tampones y las compresas supone una carga para las mujeres y niñas de bajos ingresos, por lo que no tener acceso a estos productos está "asociado con problemas tanto sanitarios como psicosociales, en particular, entre las mujeres con bajos salarios", explicaron fuentes del ayuntamiento.

"Nadie se pregunta cuánto gasta esta ciudad en papel higiénico", ha agregado Ferrares-Copeland. De Blasio, ha compartido a través de su cuenta en Facebook un vídeo en el que muestra su apoyo a la iniciativa.

El proyecto en las escuelas públicas irá destinado a cubrir las necesidades menstruales de las estudiantes entre once y dieciocho años. Los tampones y las compreas serán distribuidos en los baños de los centros educativosEl programa ya ha sido probado en un total de 25 escuelas de la ciudad, en las que se instalaron dispensadores.

En muchas jurisdicciones, las reclusas se ven obligadas a comprarlos con su propio dineroSegún publica al respecto la revista New York Magazine, el programa ya ha pensado un sistema de control y los dispensadores llevarán un temporizador para que las jóvenes no puedan apretar el botón constantemente y vaciar los suministros de forma indiscriminada.

En las prisiones, la medida implicará que el departamento correccional de la ciudad proporcione, tan pronto como sea posible, a todas las reclusas con productos de higiene íntima. En las cárceles de Nueva York es común proveer a las reclusas con este tipo de productos, sin embargo, según la BBC, en muchas jurisdicciones, las internas se ven obligadas a comprarlos con su propio dinero, lo cual deriva en ocasiones en un mercado negro de trueque en el interior de las prisiones.

España mira a Canadá

¡Nos sale más barato comprarle los tampones a Canadá que comprarlos en España!Precisamente en nuestro país gana visibilidad estos días una iniciativa online para acabar con el impuesto a los productos femeninos de higiene íntima que desde la web tamponsfromacanada consideran "injusto".

"En España, pagamos un IVA por los productos de higiene femenina del 10%" afirman los creadores del proyecto que reivindican para estos productos un IVA supereducido del 4%. En un gesto por demostrar que sí se puede legislar de otra manera, desde la plataforma llaman a mirar a Canadá, donde las compresas y los tampones tienen un IVA del 0%.

"¡Nos sale más barato comprarle los tampones a Canadá que comprarlos en España!", reza el lema de la web, que está gestionando un pedido masivo de tampones al país norteamericano en un gesto de consumo que busca visibilizar la protesta y llamar la atención sobre el problema.