En el artículo publicado en la revista científica Toxicol Appl Pharmacol destaca además la ausencia de efectos secundarios después de tres meses de tratamiento de los diferentes modelos de colitis en roedores (ratas y ratones), con goniotalamina; la inflamación inducida se produce solo en el intestino, no resultando tóxico ni letal para los animales.

"Se sabe que la inflamación y la carcinogénesis están estrechamente relacionados en el desarrollo del cáncer: la inflamación crónica es un

factor de riesgo para el desarrollo de tumores de la misma manera que los tumores pueden inducir una respuesta inflamatoria que apoya su desarrollo", afirma la investigadora Débora Vendramini, primera autora del estudio.

Por lo tanto, las terapias antiinflamatorias son aliadas importantes en la prevención y control del cáncer. Uno de los tipos de cáncer más asociado con los procesos inflamatorios es el cáncer colorrectal. Enfermedades inflamatorias del intestino (tales como colitis ulcerosa y enfermedad de Crohn) son factores de riesgo para el desarrollo de cáncer colorrectal; por lo tanto, el hecho de que el tratamiento con goniotalamina prevenga el desarrollo de la inflamación del colon (colitis) destaca a esta molécula como un fármaco potencial para ser explorado en la prevención de este tipo de tumores.

Para evaluar los efectos de la goniotalamina en el desarrollo de colitis los expertos utilizaron modelos de colitis inducida químicamente y colitis espontanea -desarrollo de colitis debido a una alteración genética que predispone los animales al desarrollo de la enfermedad- en ratas y ratones, respectivamente. Los animales fueron tratados con goniotalamina y al final de los experimentos se comparó la gravedad de la inflamación en animales tratados y no tratados, al tiempo que se evaluó la apariencia del tejido epitelial por medio de análisis histológico, la infiltración de células inflamatorias (análisis histológicos y bioquímicos) y la presencia de transformaciones pretumorales.

Estos experimentos se llevaron a cabo en el departamento de Farmacología de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Sevilla, bajo la supervisión de la catedrática Virgina Motilva, y en los laboratorios del Centro de Investigación, Tecnología e Innovación de la Universidad de Sevilla (Citius).

Los efectos sobre las células de cáncer de colon humano fueron evaluados a través del tratamiento de las células con goniotalamina y comprobación de la inducción de la muerte celular, investigando en los mecanismos moleculares implicados y así entender cómo goniotalamina actúa en estas células. Para este fin se utilizó la técnica de citometría de flujo -para cuantificar el porcentaje de células viables y no viables- y Western Blotting -evaluación de las proteínas implicadas en este proceso de muerte celular-. Parte de estos experimentos se llevaron a cabo en la Universidad de Campinas bajo la supervisión del doctor Joao Ernesto de Carvalho.

"El hecho de no tener efectos secundarios es muy importante, ya que una de las principales razones del fracaso de las nuevas terapias, en los ensayos clínicos, es la inducción de toxicidad", destaca la profesora de la US Virginia Motilva.

Los científicos aseguran que aunque los resultados obtenidos hasta el momento son muy alentadores, el siguiente paso será evaluar si el tratamiento con goniotalamina puede prevenir el desarrollo de cáncer de colon (en curso) y así comprender en su totalidad cómo se produce molecularmente el efecto preventivo. Es necesario completar experimentos para evaluar cómo la goniotalamina es absorbida y metabolizada por el cuerpo, para asegurar respuestas seguras antes de proceder para la etapa clínica con pacientes.

Este trabajo ha sido realizado con el apoyo de la Red Ribecancer (Cyted-Miciin), y también del proyecto Pincanat, donde participan investigadores de la Universidad de Nova de Lisboa, la Universidad de Sorocaba y Campinas (Brasil) o la universidad española de Salamanca, entre otros.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.