Imagen de divorcio
Imagen de divorcio EUROPA PRESS/UGR

En concreto, los divorcios se redujeron un 20,3% en comparación con el primer trimestre de 2015, con un total de 302, es decir, 77 menos que entonces; y las separaciones cayeron un 22,2%, al pasar de 18 a 14 en el primer trimestre de este año.

Además, aumentaron los procedimientos en los que se solicita la modificación de las medidas acordadas en procesos de divorcio o separación, crecieron los pleitos relativos a guarda y custodia no consensuada y disminuyeron los pleitos de este tipo en los que los progenitores llegaron a un acuerdo.

Así se desprende del informe que trimestralmente difunde la Sección de Estadística del Consejo General del Poder Judicial y que se ha conocido este miércoles con datos correspondientes al primer trimestre de 2016.

El mayor número de demandas de disolución matrimonial registradas en Cantabria de enero a marzo fueron las de divorcio consensuado (186), seguidas de las de divorcio contencioso (116). Por contra, minoritarias fueron las demandas de separación (doce de mutuo acuerdo y dos no consensuadas) y no se presentó ninguna demanda de nulidad matrimonial.

Casi todos los tipos de disolución matrimonial disminuyeron respecto a 2015: un 22,7% los divorcios no consensuados, un 18,8% los divorcios acordados y un 71,4% las separaciones contenciosas. Sin embargo, las de mutuo acuerdo aumentaron un 9,1%.

En Cantabria ingresaron en los Juzgados de Primera Instancia y en los de Violencia de Género -en el caso de mujeres víctimas de violencia- 0,54 demandas de disolución matrimonial por cada mil habitantes de enero a marzo, una tasa inferior a la media nacional, que se sitúa en 0,65, y la segunda más baja, sólo por detrás de Castilla y León, donde fue de 0,49.

GUARDIA Y CUSTODIA

La estadística también recoge datos sobre el número de procedimientos de modificación de medidas en procesos de separación o divorcio, así como aquellos relacionados con la guarda,

custodia y alimentos de hijos no matrimoniales, esto es, de parejas no casadas que tienen descendientes y que cuando la unión se rompe requieren de la intervención judicial para decidir en qué régimen quedan éstos.

En el primer trimestre de 2016 se registraron 112 procedimientos de modificación de medidas no consensuadas (+17,9%), y 24 de modificación de medidas consensuadas por los excónyuges que deben ser aprobadas por el juzgado (+14,3%).

En cuanto a los procedimientos relacionados con la guarda, custodia y alimentación de hijos no matrimoniales, de enero a marzo se iniciaron 65 procedimientos no acordados (+3,2%) y 46 consensuados (-16,4%).

Por partidos judiciales, en todos ellos se observa que son más los procedimientos de divorcio en los que la expareja ha llegado a un acuerdo y lo somete a aprobación judicial que los divorcios contenciosos. Asimismo, las separaciones son minoritarias en todos los partidos judiciales y la mayoría de ellas son acordadas por las partes.

También se observa la misma dinámica en todos los partidos en relación a la petición de modificación de medidas, mayoritariamente no acordadas.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.