Después de que en octubre de 2015 el Juzgado de Instrucción número cinco de Sevilla archivase las diligencias incoadas por la muerte de Piotr Piskozub, el joven polaco fallecido en octubre de 2013 en el centro de acogida municipal tras haber sido dado de alta en el hospital Virgen del Rocío, la Oficina del Defensor del Pueblo Andaluz ha archivado una queja sobre la muerte de otra persona sin hogar en el centro de acogida el pasado mes de enero, constatando que "la actuación de los servicios sociales fue adecuada".

La muerte de esta persona sin hogar el pasado 15 de enero en el centro de acogida municipal de Sevilla devino en un contexto marcado por un intenso debate en cuanto al tratamiento de las personas desfavorecidas, pues el fallecimiento del joven polaco Piotr Piskozub en 2013 conmocionó plenamente a la sociedad civil hispalense.

La muerte de este joven polaco dentro de las instalaciones del centro de acogida municipal después de haber sido dado de alta en el hospital Virgen del Rocío, recordémoslo, dio lugar a unas diligencias judiciales en las que resultaron imputados tres médicos y un enfermero de dicho hospital. No obstante, en octubre de 2015, el Juzgado de Instrucción número cinco de Sevilla archivó las actuaciones al entender que "no aparece debidamente justificada la perpetración de delito o falta alguno" y "no existen indicios suficientes" contra los cuatro imputados en la causa.

Según el juzgado, "ni con ocasión de la última asistencia brindada" al polaco en el hospital Virgen del Rocío "ni de otras anteriores se llegó a diagnosticar en dicho paciente la neumonía que junto con la tuberculosis que padecían fueron la causa de su muerte", según el informe de autopsia del Servicio de Patología Forense del Instituto de Medicina Legal (IML) de Sevilla.

"Para el caso concreto de la culpa médica, se ha establecido que no la constituye un mero error científico o de diagnóstico, salvo cuando se trate de un error cuantitativo o cualitativo de extrema gravedad, y para evaluarla se encarece señaladamente que se tengan en cuenta las circunstancias de cada caso", exponía el juzgado a la hora de archivar las diligencias.

NUEVO CASO EN ENERO

Pues bien, a través de una resolución emitida este pasado martes y recogida por Europa Press, la Oficina del Defensor del Pueblo Andaluz, dirigida por Jesús Maeztu, da cuenta de una "queja de oficio" incoada como consecuencia del fallecimiento de otra persona sin hogar en el centro de acogida municipal de Sevilla el pasado 15 de enero, solicitando información al Ayuntamiento hispalense.

El departamento de Jesús Maeztu, en concreto, reclamaba información sobre si "los servicios sociales comunitarios conocían a esta persona previamente al ingreso en el que se produjo el fallecimiento, intervenciones sociales que, en su caso, se hubieran llevado a cabo con la misma, con especial mención a la última fecha en la que se tuvo contacto con el fallecido y los recursos o ayudas que se le hubiesen propuesto encaminadas a solventar o, al menos, paliar su situación".

"Ante la falta de respuesta", según esta resolución, la petición de informe fue "reiterada" en marzo y mayo, recibiendo el departamento de Maeztu el informe del Ayuntamiento el pasado 10 de mayo. Visto el contenido del informe, la Oficina del Defensor del Pueblo Andaluz señala que "los servicios sociales comunitarios habían venido interviniendo con el fallecido desde 2005, facilitando al mismo diversos recursos para afrontar las situaciones de necesidad que ha ido planteando".

"Desgraciadamente, el afectado padecía una grave enfermedad que le había provocado la muerte", zanja la Oficina del Defensor del Pueblo Andaluz, que archiva esta queja de oficio al constatar que "la actuación de los servicios sociales comunitarios ha sido adecuada y se ha encaminado a satisfacer las necesidades del usuario".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.