Jesús Vázquez
Jesús Vázquez, presentador de 'Proyecto Bullying'. MEDIASET

Durante un año la cadena Cuatro (de Mediaset), la productora Verve Media y el presentador Jesús Vázquez elaboraron un programa de cuatro entregas llamado Proyecto Bullying (este miércoles, Cuatro, 22.45 h).

En cada uno de los capítulos seguían el caso de una alumna o alumno con problemas de acoso escolar, se entrevistaban con el menor y con sus padres, se ponían en contacto con el centro escolar (que no siempre participaba) y con otros padres y compañeros del colegio de la víctima del acoso.

El resultado de ese trabajo no se podrá ver. Las fiscalías de menores de las tres provincias en las que se grabó el programa decidieron prohibir la emisión del programa. Sin embargo, Mediaset ha reaccionado acatando la orden pero poniendo en pie un programa especial (Cuatro, hoy 22.45 h) en el que según el grupo de comunicación "denuncia la carrera de obstáculos que se ha encontrado para tratar un tema de máxima gravedad en la sociedad española".

Según datos de Save The Children, uno de cada diez alumnos admite haber sufrido acoso escolar en España, un tercio de los encuestados reconoce haber agredido físicamente a otro compañero en los dos últimos meses y el 50% confiesa haber insultado a otro alumno.

Mediaset envió copias de los programas a las distintas fiscalías. La primera en pronunciarse fue la de Madrid, que consideró que la cadena "deberá abstenerse de emitir en su cadena el programa visionado, o cualquier otro tipo de naturaleza semejante, así como cualquier imagen o información de todo tipo referente a dichos menores que pueda afectar a su intimidad personal y familiar, a su honor, o utilizar su imagen de cualquier modo".

Poco después, cuando Cuatro ya había anunciado que emitiría las entregas libres de prohibición, se pronunciaron las otras dos fiscalías (Segovia y Cádiz), con una orden idéntica a la de Madrid.

El espacio censurado, presentado y conducido por Jesús Vázquez, tiene una dinámica en la que la familia afectada presenta su caso, incluido el menor afectado. Con autorización paterna el niño que sufre acoso escolar acude durante quince días a su centro escolar con una cámara oculta.

Después se visionan las imágenes, en las que todos las personas, menores y adultos, que aparecen son emborronados hasta que son irreconocibles, así como sus voces, que aparecen distorsionadas. Incluso otros elementos identificativos (como una prenda especialmente llamativa) son desenfocados para evitar señalar a su portador. Tampoco se cita el nombre del centro escolar donde ocurre el acoso, aunque sí la localidad.

El pequeño víctima del acoso recibe la visita de alguien especial para él, alguna persona que admire, famosos, cantantes o similares, que le hablan de sus cualidades positivas y en ocasiones le cuenta sus propias experiencias de acoso. Jesús Vázquez intenta entonces contactar con el centro escolar y después, con padres de alumnos compañeros del o la afectada.

La Fiscalía de Madrid ha abierto además diligencias contra la productora Los padres y niños que aceptan, previa información fuera de cámara, participan en una sesión de terapia de grupo con el afectado, así como a sesiones de rol en las que se aborda la problemática del bullying. Un mes después, el espacio regresa con la familia para ver la evolución del menor.

Ahora Mediaset quiere con este programa especial "explicar a la audiencia la forma en la que se ha realizado este formato, en el que se ha abordado cada caso con el máximo rigor y respeto, preservando en todo momento el anonimato de las partes implicadas y logrando un resultado positivo en la evolución de los jóvenes protagonistas".

El espacio contará con la participación del presentador de Proyecto Bullying, Jesús Vázquez; los padres de los jóvenes de los cuatros casos protagonistas; la psicóloga del programa, Ana Isabel Saz; y otros expertos en la materia, entre otros invitados.

Para la cadena, "el programa ha evidenciado las situaciones de acoso que estaban sufriendo los protagonistas en sus centros de estudio mostrando la realidad sin filtros, sin culpabilizar a nadie y preservando en todo momento el anonimato de las personas implicadas".

Es una situación que Mediaset define como "falta de reconocimiento del problema", "medidas que se quedan cortas y no terminan de solucionar la situación", "puertas cerradas" y "silencio".

En paralelo a la prohibición de emitir el espacio, la Fiscalía de Madrid ha abierto además diligencias contra la productora Verve Media porque, según considera el organismo, "la fórmula adoptada podría suponer una provocación para delinquir o la omisión del deber de perseguir delitos", asegura la Fiscalía en declaraciones a 20minutos.es.

El ente judicial considera que al grabarse en localidades pequeñas y al haber circunstancias externas determinadas, la identificación de los menores es posible, a pesar de que se les pixele". Además, la Fiscalía considera que este espacio es "pernicioso" y que no es "una fórmula para concienciar a la población".

Artículo relacionado a:

OPINIONES:
'Si no se ve, no existe'.