La Guardia Civil de Tráfico ha detenido en lo que va de año a tres conductores por circular en sentido contrario y bajo los efectos del alcohol o drogas, según ha podido conocer Europa Press.

El primero de los episodios tuvo lugar el pasado mes de febrero cuando se detuvo al conductor de un turismo, de nacionalidad británica, con residencia legal en España, por circular en sentido contrario en la autovía CT-32 (Cartagena- AP-7), término municipal de Cartagena y que conducía además bajo la influencia de drogas tóxicas prohibidas.

Posteriormente, en marzo, la Guardia Civil detuvo a la conductora de un turismo, de nacionalidad española, tras conducir 7 kilómetros en sentido contrario por la autovía A-30 (Albacete-Cartagena), término municipal de Cartagena, quintuplicando la tasa máxima de alcoholemia.

La última detención tuvo lugar este mes de junio cuando se detuvo al conductor de una furgoneta, español y de 49 años, en la autovía A-7, a la altura del municipio de Murcia, por circular 11 kilómetros en sentido contrario al establecido y por conducir bajo la influencia de bebidas alcohólicas, ya que tras ser sometido al test de alcoholemia superaba más del triple de la tasa máxima permitida.

Por ello, la Guardia Civil apela a la colaboración ciudadana, ante la elevada peligrosidad que supone la circulación por autovía en sentido contrario al habitual, para que tan pronto como detecten una de estas situaciones avisen urgentemente a los teléfonos '1-1-2' (emergencias) o 062 (Guardia Civil).

Aconseja, asimismo, que siempre que sea posible, salvo para realizar adelantamientos, utilicen el carril derecho de la calzada de las autopistas y autovías ya que, quienes conducen en sentido contrario por este tipo de vías, suelen utilizar el carril izquierdo al creer que circulan por una carretera convencional dotada de un carril para cada sentido.

La Guardia Civil sigue reiterando su mensaje a aquellos conductores que de forma "imprudente, temeraria" y a pesar de las campañas y advertencias de la DGT, conducen después de haber bebido o tomado drogas.

Recuerda que, sin perjuicio de la sistemática realización de controles preventivos ordinarios o especiales, dada la proximidad del verano y el aumento de desplazamientos que conlleva, se incrementará la realización de las preceptivas pruebas de alcoholemia y drogas a todos los conductores que sean denunciados por la comisión de infracciones, implicación en accidentes o aquellos otros en que se detecte su consumo en el curso de otras actividades de vigilancia e inspección que se lleven a cabo.

A fin, explican las mismas fuentes, de concienciar a los ciudadanos de la incompatibilidad de estas sustancias con la conducción, dada la merma de reflejos y capacidades que para el control de los vehículos suponen, y garantizar así la seguridad vial en las carreteras, evitando, de esta forma, "la producción de accidentes de circulación y las graves consecuencias que acarrean, apelando al empleo de medios de transporte colectivos o fórmulas alternativas para estos desplazamientos que no sean ponerse al volante en estas condiciones", sobre todo por parte de los conductores más jóvenes.

Además, ante la proximidad del verano, la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil anticipa que en la época estival se realizará una campaña especial de control de alcohol y drogas en la conducción, dentro del calendario establecido por la DGT y la Asociación TISPOL (European Traffic Police Network), con el objetivo de divulgar la importancia que tiene el respeto de las normas y reducir la accidentalidad derivada del consumo de bebidas alcohólicas y drogas en la conducción.

Consulta aquí más noticias de Murcia.