Listas de alumnos infladas, profesores que cobran más horas de las que imparten y clases de preescolar con personal sin titulación al frente. Éstas son algunas de las irregularidades detectadas por el servicio de Inspección de la Consejería de Educación en el colegio privado-concertado San Isidoro de Granada, durante el curso 2004-2005.

Según este informe, el número de alumnos que figuraba en los listados del centro en primero de Primaria fue superior al número real de libros de escolaridad que solicitaron a la administración. Igual que había ocurrido en 2003 y 2002. La Inspección considera que esta actuación tenía un claro ánimo de lucro.

Además, ocho de los docentes impartían menos clases de las que realmente cobraban. Como ejemplo, cita el caso de uno de los directores del colegio que, teniendo debiendo dar 15 horas en segundo ciclo de ESO, sólo figuraba en los horarios con la mitad de estas horas. El inspector también resalta que cuatro de estos profesores estaban vinculados, ya que dos de ellos eran los directores del centro, una tercera la mujer de uno de ellos y la cuarta, la hermana de la esposa del director.

Otra de las irregularidades "graves" que recalca el informe destaca que el centro ha impartido preescolar entre 2000 y 2005 "sin autorización" y que en el curso 2004-2005 pusieron al frente de este curso a una persona sin ningún tipo de titulación y que, casualmente, era la hermana de los directores.

La Inspección ha pedido a la Junta que sancione al centro con multas de más de 150.000 euros.