En la Plaza Mayor no cabía ni un alfiler ayer por la noche durante el concierto de Miguel Bosé. Y eso que la lluvia hizo amagos de descargar toda la tarde.