El centro, que ya está diseñado y puede ponerse en marcha "en breve" para abordar los problemas, especialmente genéticos, de esta especie, tiene un presupuesto de 600.000 euros, según ha explicado Amalio Toboso Borrella, biólogo de la Dirección General de Medio Ambiente de la Junta de Extremadura, durante su participación en una ponencia del I Congreso Ibérico de Caza y Conservación.

Asimismo, ha avanzado que se trabajará para reproducir hasta ocho líneas genéticas comarcales e incluso locales, y se firmarán acuerdos con granjas de perdices para que de forma paulatina sustituyan los planteles actuales.

De cara a la recuperación de esta especie, Amalio Toboso ha apostado por identificar todas las perdices a soltar para garantizar su trazabilidad, crear una escuela de caza sin muerte de perdiz con reclamo, fomentar todo tipo de concursos y respaldar desde la Administración a los que colaboren con los trabajos de recuperación de la perdiz, según ha informado la Federación Extremeña de Caza, organizadora del congreso, en una nota de prensa.

La ponencia, bajo el nombre "Perdiz roja. Agricultura, investigación y gestión", ha estado moderada por Jacinto Amaro, presidente de la Federación Portuguesa de Caza. En la misma han intervenido también Jesús Duarte, biólogo de Ofitecma, y Carlos Sánchez García-Abad, doctor en veterinaria y miembro de la fundación Game & Wildlife Conservation Trust.

Jesús Duarte ha incidido en el "conflicto de intereses" que existe entre la perdiz y la agricultura. Y es que "casi un 50 por ciento del escenario donde vive la perdiz está sometido a manejo agrícola", y cuando ese hábitat se modifica aumentan la mortalidad de la especie.

Así, en los últimos 50 años se ha perdido el 70 por ciento de la población de perdiz en España, siendo el manejo agrícola y la gestión del suelo la causa principal, por encima de la existencia de depredadores.

Duarte ha avanzado que tras comprobar el impacto de diversos manejos en el viñedo, se está elaborando un estudio similar en el olivar, con unas conclusiones similares: existe una relación directa y cuando se implantan prácticas más intensivas se perjudica a la perdiz roja.

Por lo tanto, es "imprescindible" llegar a acuerdos con los propietarios de los terrenos. "Menos repoblaciones y más acuerdos con los agricultores", ha apostillado, puesto que si el hábitat no es el adecuado las repoblaciones no serán efectivas.

Carlos Sánchez García-Abad ha centrado su intervención en la situación de la perdiz pardilla en Inglaterra, aplicable a la perdiz roja. Y ha querido lanzar un mensaje de optimismo. Según ha explicado, desde los años 60 se ha perdido el 80 por ciento de la población de esta especie, pero los estudios demuestran que se puede trabajar con medidas en tres frentes: gestión del hábitat, control selectivo de predadores y comederos para la caza.

Tres propuestas, ha dicho, avaladas por las investigaciones desarrolladas en los últimos años por Game & Wildlife Conservation Trust, desde donde desaconsejan la liberación de perdices de granja.

CAZA Y SANIDAD ANIMAL

Por su parte, la consejera de Medio Ambiente y Rural, Políticas Agrarias y Territorio, Begoña García, ha sido la encargada de clausurar esta primera edición del Congreso Ibérico de Caza y Conservación.

Begoña García ha destacado durante su intervención que la caza no es solo una parte importante de la "herencia cultural", sino que también es "un motor económico importante en las zonas rurales". La titular de Medio Ambiente se ha referido a la "estrecha relación" que mantiene la caza con la conservación del medio ambiente, y ha animado a los cazadores a mantener el diálogo con todos los sectores del campo extremeño, ya que cuentan con "intereses comunes".

Por ello, ha añadido que se va a seguir trabajando con el sector cinegético "para hacer de la caza un recurso sostenible, social, compatible con el resto de aprovechamientos que ofrece el campo, un recurso de calidad que está contribuyendo" a mantener las áreas rurales "atendidas por su población y conservadas para el disfrute de todos".

Por último, la consejera ha explicado que la tuberculosis bovina no es un problema exclusivo del ganado, ni exclusivo de la caza, "sino un problema muy complejo de nuestro campo, y por tanto es de todos". Begoña García ha trasladado al sector la "confianza" en las medidas puestas en marcha desde la administración regional para erradicar la enfermedad.

La Federación Extremeña de Caza ha contado con la colaboración en la organización de este evento de la Consejería de Medio Ambiente y Rural, Políticas Agrarias y Territorio de la Junta de Extremadura, las Diputaciones de Badajoz y Cáceres, la Universidad de Extremadura y la Federación Portuguesa de Caza, así como de multitud de patrocinadores que se han sumado a este importante foro de investigación y debate.

Consulta aquí más noticias de Badajoz.