El gerente de una agencia de viajes de Badalona, Francisco P. M., de 51 años y vecino de Alella, fue detenido como autor de varias presuntas estafas bancarias y de falsificación documental. Se trataba de denuncias por cargos indebidos en las tarjetas de crédito o el cobro de servicios que no se habían contratado. Se calcula que existen una veintena de afectados, a los que la agencia de viajes habría estafado unos 60.000 euros y que incluso no pudieron viajar o tuvieron problemas durante el viaje. El detenido habría obtenido los datos de las tarjetas de antiguos clientes para ingresar cargos de entre 1.000 y 2.000 euros. Y está acusado de impago a mayoristas de viajes.