La propuesta, firmada por la portavoz socialista, Trinidad Argota, y recogida por Europa Press, plantea que la Diputación solicite la inmediata convocatoria de la Conferencia Sectorial de Agricultura y Desarrollo Rural del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente para proceder a un nuevo reparto que "no sea perjudicial para Andalucía". Para ello, propone la revisión de las ayudas para que se incluya el olivar en pendiente, la uva pasa, la ayuda de la remolacha, la del caprino o la de los frutos cáscara o de otros cultivos que "justificadamente necesitan apoyo".

"Supone un auténtico atentado contra el progreso de esta comunidad, que se une a las múltiples afrentas que el Gobierno en funciones del PP lleva realizando de manera sistemática contra Andalucía desde que Mariano Rajoy es presidente del Gobierno central", se indica la moción, añadiendo que "es de lamentar que no se hayan considerado las propuestas enviadas desde la Junta, así como la poca sensibilidad que ha tenido el Ministerio con cultivos tradicionales andaluces en grave situación de riesgo".

Así, menciona "pérdidas" de 616,5 millones en ayudas directas de la PAC y otros 286 millones en las destinadas a desarrollo rural. En este último punto, Andalucía es en la "única en la que se reduce el presupuesto y en un diez por ciento, el máximo recorte permitido por la Unión Europea", agrega. Andalucía solicitó que se consideraran criterios como el censo de población rural y la tasa de desempleo en estos ámbitos.

Considera que Andalucía "no está satisfecha ni puede estar de acuerdo" con un reparto que es una "verdadera afrenta" para los agricultores de la provincia, asegurando que se sufrirá un impacto financiero negativo para la agricultura "como nunca ha tenido desde que se entró en la Unión Europea".

Asimismo, recuerda que los reglamentos comunitarios "permitían exonerar del recorte a las explotaciones perceptoras de menos de 5.000 euros, pero el exministro Arias Cañete decidió aplicarlo en contra de la demanda continua del Gobierno andaluz".

Añade que en la práctica esto significa que se aplicaría el mismo recorte a un beneficiario de menos de 5.000 euros que a los más de 300.000 euros. "En Andalucía, 208.000 beneficiarios perciben menos de 5.000 euros, lo que supone el 80 por ciento de nuestros agricultores y ganaderos", recalca.

Por otro lado, menciona que en 2015 se pone en marcha un nuevo modelo de ayudas directas incrementando el presupuesto a costa del régimen de pago básico, de las ayudas asociadas, que deben destinarse a sectores vulnerables en riesgo de abandono. "Sin embargo, se quedan fuera de dicho apoyo sectores andaluces en riesgo de abandono de gran importancia social y económica", critica.

Por último, los socialistas señalan en la moción que el Ministerio no ha tenido en cuenta, "en ningún momento, la aspiración legítima de Andalucía de mantener intacta la ficha financiera que le venía correspondiendo, principalmente en cuanto al impacto en aquellas explotaciones que reciben menos de 5.000 euros y que proceden de sectores sin ayudas asociadas, que sufren una reducción en torno al 16 por ciento de los importes recibidos en 2013".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.