Las protestas contra la reforma laboral en Francia merman los suministros de carburantes

  • La octava jornada de protestas contra la reforma laboral han llevado al bloqueo de centros industriales e infraestructuras de transporte.
  • Los trabajadores de las 19 centrales nucleares del país han cesado su actividad y el paro en refinerías y depósitos de petróleo han provocado escasez de gasolina.
  • Francia ha comenzado a usar sus reservas estratégicas de petroleo por primera vez desde 2010 para contrarrestar los bloqueos
  • La huelga también a afectado a las infraestructuras de transporte provocando cancelaciones y retrasos en el tráfico aéreo y ferroviario.
  • Manuel Valls asegura que el Gobierno seguirá adelante con la reforma a pesar de que el 62% de la población se muestra contraria a su aprobación.
Manifestantes se enfrentan a la Policía durante la manifestación contra la reforma laboral en París
Manifestantes se enfrentan a la Policía durante la manifestación contra la reforma laboral en París
EFE

Nuevas protestas contra la reforma laboral en Francia han llevado este jueves al bloqueo de centros industriales e infraestructuras de transporte. Plantas petrolíferas, centrales nucleares, puentes, líneas de ferrocarril y autopistas han visto alterada su actividad por paros promovidos por la Confederación General del Trabajo (CGT).

El punto culminante de esta octava jornada de protestas contra el proyecto de ley de la ministra de Trabajo, Myriam el Khomri, son las manifestaciones organizadas por todo el país. Unas 20.000 personas según la Policía el sindicato Fuerza Obrera elevó esa cifra a 100.000 participaron en la marcha de París, entre las céntricas plazas de la Bastilla y Nación.

La manifestación en París dejó momentos de tensión y violencia callejera. Cientos de agentes antidisturbios bloquearon el acceso a la plaza de la Bastilla después de que decenas de encapuchados quemaran contenedores y arrojaran proyectiles a la policía, que respondió con el lanzamiento de gases lacrimógenos. Según medios franceses, a las 19.00 hora local habían sido arrestadas al menos 31 personas.

Estas protestas cuentan con un gran apoyo popular: el 62% de los franceses considera que está justificado este movimiento contra la reforma laboral del Gobierno, según un sondeo del instituto Ifop para la cadena RTL. El punto más criticado de esa reforma es el artículo 2, que modifica la legislación laboral para dar primacía a los acuerdos que se negocien en las empresas sobre los convenios colectivos.

A pesar del peso de la oposición a la reforma laboral en las encuestas, el primer ministro Manuel Valls mantiene, refiriendose a CGT, que detrás de las protestas está una "organización minoritaria" que "no ha conseguido con manifestaciones lo que pretendía, hacer plegar al Gobierno". Por ello, advierte que no dudará "en utilizar todos los medios que da el Estado de derecho" para que la ley salga adelante.

La CGT indicó que la huelga, que se había votado mayoritariamente en las 19 centrales nucleares del país productoras del 75 % de la electricidad francesa, no iba a suponer el apagado de los 58 reactores, pero sí una reducción de su producción. Por su parte, el gestor de red de transporte francés informó de que la capacidad nuclear del país se ha visto recortada en cuatro gigawatios.

El acceso a muchos depósitos petrolíferos continúa cerrado por piquetes de huelguistas pese al desbloqueo de once de ellos por las fuerzas del orden en los últimos días. Además, seis de las ocho refinerías del país estaban total o parcialmente paradas, según explicó la Unión Francesa de Industrias Petroleras. De acuerdo con las estimaciones ofrecidas por Manuel Valls, entre el 20% y el 30% de las gasolineras sufrió escasez de carburantes.

Valls acusó a los organizadores de las protestas de "atacar los intereses económicos de Francia" al tiempo que consideró "inaceptable" que bloqueen centros petroleros y puertos para agotar el carburante en las gasolineras. A consecuencia de la huelga, Francia ha comenzado a usar sus reservas estratégicas de petróleo por primera vez desde 2010 para contrarrestar los bloqueos.

Paros en el tráfico aéreo y ferroviario

En el aeropuerto parisino de Orly se han suprimido 105 vuelos este jueves y, además, se registraron retrasos de entre 50 minutos y una hora en los de Nantes y Rennes por la huelga de los controladores aéreos franceses. En el resto de aeropuertos no se registraron retrasos significativos.

El conjunto de los sindicatos de los controladores aéreos franceses han convocado un nuevo paro para tres días de la semana próxima, el 3, 4 y 5 de junio. En ese caso, para hacer presión en la negociación de su convenio colectivo. También están en huelga los trabajadores de la Sociedad Nacional de Ferrocarriles. Por ello, en las líneas entre Francia y España, estimó que el 40% de los trenes habituales serían cancelados como ya pasó la jornada anterior.

Además. la mayoría de periódicos no llegaron este jueves a los quioscos por la acción de la CGT, con la única excepción del comunista L'Humanité, que publicó un artículo del secretario general del sindicato, algo que el resto de medios no quiso hacer al sentir que se trataba de un chantaje de la central.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento