Desde Alma caribeña (2000) no había hecho ningún disco con temas nuevos en castellano. ¿Cómo lleva la faena?

Feliz de estar otra vez en mi idioma, con mis raíces, con esos ritmos que conocí en mi infancia.

Siempre ha llevado como bandera su nacionalidad cubana, pero en realidad salió de allí con dos añitos...

Los cubanos nos aferramos a nuestras raíces. Además, mis padres se trasladaron a Miami con la idea de volver en seis meses. Como no fue así, me criaron como cubana. Todo mi ambiente era cubano.

Sabemos cuál es opinión de Fidel Castro pero ¿qué tal le cae George Bush?

¡Imagínate! No estoy con Bush, estoy contra la guerra. No soy ni demócrata, ni republicana. Los partidos limitan mucho y yo no tengo partido. Es complicado el momento que vivimos allí desde el 11- S. Es la primera vez que nos enfrentábamos al terrorismo y ojalá encontremos la forma de acabar esa guerra.

¿Cómo valoraría la situación de Cuba en la actualidad?

Está empezando el final. La revolución no tiene sentido sin Fidel. Allí lo que hay es fidelismo. Yo quiero que sean libres y que elijan ellos su camino. Mi celebración será verlos respirar.

A sus espaldas lleva 70 millones de discos vendidos. ¿Empiezan a pesar?

Pesar, nunca. Aunque no los he contado personalmente (risas). Números, números...

A los 33 estuve a punto de morir en un accidente y desde entonces celebro cada año con alegría"

Hablando de números. Lleva usted 30 años casada con Emilio Estefan. ¿Cómo lo ha conseguido?

En 2008 cumplimos 30 años de casados y se me han pasado de un pestañazo. Es maravilloso haberlo compartido todo con él. Nos casamos enamorados y seguimos estándolo. Es que no nos hemos peleado nunca.

Siguiendo con los números, el sábado cumplió 50.

Sí, a mi no me pesa decir la edad. A los 33 estuve a punto de morir en un accidente y desde entonces celebro cada año con alegría.

¿No es usted de las que quisiera ser eternamente joven?

No, me gusta ver que la vida se refleja en el rostro, aunque tengo buena genética. Mi madre envejeció chévere y a mi papá lo llamaban baby.

¿Cómo es un día en su vida?

Lo dedico íntegramente a mi hija. La llevo a la escuela, la veo en sus eventos deportivos... ¡No sabes cómo grito desde la grada! (risas).

Su hija es un calco suyo.

Es exacta. Físicamente y en el carácter. Es una artista, pero quiere ser médico, cirujana plástica.

¿Qué imagen tienen de España en Estados Unidos?

Buenísima, lo que les encanta es su realeza (carcajada).