Se acabaron los tirones y los nudos. La Escuela de Espalda del Hospital Reina Sofía ha formado ya a unas 3.000 personas en técnicas de higiene postural con el fin de que no sufran más dolores lumbares. Los alumnos del curso –suelen ser mujeres entre 45 a  50 años– han completado su formación teórica con clases prácticas asistidas por una fisioterapeuta encargada de orientarles en sus ejercicios. Las indicaciones que se facilitan en la escuela permiten orientar a los pacientes sobre la realización de movimientos o esfuerzos en los que la carga para la columna vertebral y la musculatura sea la menor posible.