Las obras que se desarrollan en diversos centros educativos de la provincia obligan a que numerosos alumnos tengan que dar clase en aulas prefabricadas. Este curso comenzará con 1.150 estudiantes en 46 caracolas instaladas en 13 colegios e institutos. Sin embargo, los planes de la Delegación Provincial de Educación son que este curso se eliminen 28 de estas aulas. Además, este año se iniciarán las obras de ampliación de tres centros por un importe de 4,64 millones de euros. Se trata del Colegio Al-Andalus en la capital, el Instituto Inca Garcilaso de Montilla y el Colegio Ana Charpentier de La Carlota.