El condenado sigue defendiendo su inocencia. Cuatro euros, un móvil y un vale del Burger King fueron los objetos robados por Francisco Javier Cid, 20 años. Delito (robo con intimidación y uso de armas) por el que fue condenado a ocho años de cárcel. Ahora, la Audiencia le ha rebajado uno al considerar un atenuante de reparación del daño.

El acusado, mientras, sigue defendiendo su inocencia, ya que dice tener testigos de que no pudo cometer el delito. Asegura que uno de los días en que se supone cometió un robo estaba instalando un aire acondicionado en casa de un agente de la Policía Nacional; y el otro, en la peluquería con un compañero de trabajo.

La Audiencia ha desestimado el recurso en el que se reclamaba que se tuviera en cuenta la declaración de estos testigos. Por ello, la familia está recogiendo firmas para solicitar el indulto al Consejo de Ministros y se concentrarán en el juzgado el 19 de septiembre.