Sólo la Comunidad Valenciana y Castilla-La Mancha tienen menos camas hospitalarias públicas que Andalucía. Un informe de la Federación  de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (Fadsp) indica que aquí hay 2,78 camas por cada 1.000 habitantes (ver tabla). En relación a la media de todas las comunidades, Andalucía tiene un 26% menos de camas.

La Junta invierte un 11% menos que la media española. El resto de indicadores se aproximan bastante al promedio del conjunto de las autonomías, a excepción del número de habitantes por enfermero (-12%) y un gasto farmacéutico un 27% inferior al nacional.

La sensación de que el SAS ha mejorado en los últimos cinco años es percibida por un 11% más de encuestados que la media.

La Fadsp califica a la sanidad andaluza como «regular». Las mejores, Aragón y Navarra.

La peor, Valencia.